Mutua Madrid OpenEl maestro de la tierra se cita con el heredero

Después de ganar a Djokovic, Nadal buscará su quinto título en Madrid ante Dominic Thiem, llamado a ser uno de los dominadores en arcilla

MadridActualizado:

Experiencia y juventud se enfrentarán en la final para coronarse en Madrid. El sucesor de Novak Djokovic, campeón del Mutua Madrid Open de 2016, será Rafael Nadal o Dominic Thiem. El español sigue demostrando a sus 30 años por qué es el rey de la arcilla –ya ganó en Montecarlo y en Barcelona–, mientras que su rival de hoy encuentra en esa superficie su mejor terreno para desenvolverse, y el título en Río de Janeiro le avala. Nadal buscará su quinto éxito en la capital de España, mientras que el austriaco espera poder colocar su primer Masters 1.000 en sus vitrinas.

En el camino hacia el último partido del torneo hay un punto de inflexión para cada uno. Nadal, por un lado, no tuvo un comienzo plácido contra Fognini. Con molestias en el oído en los días previos a su debut, reconoció que ante el italiano había jugado muy mal. Pero, pese a las adversidades, logró pasar a octavos y desde entonces no ha cedido ni un solo set en contra, mejorando considerablemente su tenis. Ayer no dio opción alguna a Novak Djokovic (6-2 y 6-4), a quien sometió desde el primer momento con cuatro juegos consecutivos. El tenista serbio, tras el partido, lamentó no poder repetir título en Madrid, además de reconocer la superioridad de Nadal en todo momento: «Ha controlado el partido de principio a fin», expresó. El español, que había perdido los siete últimos compromisos ante el balcánico, espera hoy un partido duro: «Thiem tiene mucho talento, es el número tres del año. Quizás la altura de Madrid le beneficie más que a mí». De ganar hoy, el balear sumaría su trigésimo Masters 1.000, igualando precisamente a Djokovic.

Por su parte, el buen transcurso por la Caja Mágica de Thiem viene marcado por su choque de octavos ante Grigor Dimitrov. El austriaco fue capaz de levantar hasta cinco bolas de partido y desde entonces, sustentado en su potente derecha y su fortaleza mental, se ha ido abriendo paso hacia la final con decisión. Ayer se deshizo de Pablo Cuevas en dos sets (6-4 y 6-4). Su buen hacer sobre la arcilla le convierten en claro candidato a heredar el dominio de Nadal.

El crecimiento de Thiem desde 2015 ha sido exponencial, llegando a colarse el pasado curso entre los ochos mejores del circuito. En sus cuatro duelos contra Nadal, solo lo ha derrotado una vez. Fue en la arena de Buenos Aires en 2016, aunque hace dos semanas, en el Godó, la última vez que se enfrentaron, recibió un severo correctivo en la final. Hoy querrá redimirse y hacer lo más difícil: derrotar al rey en una final sobre la arcilla de su país, logro que solo han conseguido los tres grandes: Roger Federer, Andy Murray y Novak Djokovic.