Entrenamiento de los jugadores del PSG en Old Trafford
Entrenamiento de los jugadores del PSG en Old Trafford - REUTERS
Champions League

El PSG frente a sus fantasmas en la Champions

Obsesionado después de varios fracasos, el club francés se mide, sin Neymar ni Cavani, a un United al alza

Actualizado:

La Liga de Campeones regresa hoy a la hierba y el PSG, eterno aspirante a la gloria continental, abre los cruces de octavos de final en casa del Manchester United, un duelo en el que el multimillonario proyecto francés no lucirá el músculo de su tridente por las ausencias obligadas de Neymar y Edison Cavani. A Thomas Tuchel, su técnico, le queda en Old Trafford el recurso de la fantasía del joven Mbappé, el tercer estilete de su ataque, pero las lesiones del astro brasileño y del goleador uruguayo han provocado que en el club parisino renazcan los fantasmas de sus recientes y sonados fracasos europeos. Barcelona, en 2017, y Real Madrid, un año después, le cerraron el paso a los cuartos de final, por lo que el equipo galo no puede permitirse un tercer gatillazo consecutivo en esta ronda. El jeque Nasser Al-Khelaifi, su propietario, lleva invertidos más de mil millones de euros en fichajes y anhela ver por fin cumplido el sueño que le llevó a comprar la entidad: levantar la Liga de Campeones.

El PSG es un club que funciona a través de la inyección de millones de euros de su propietario, un antiguo tenista que disputó la Copa Davis y convertido ahora en una de las cien mayores fortunas del planeta. En 2011 decidió desembarcar en el fútbol para tomar el control del equipo parisino con el ambicioso reto de situarlo en la cima de Europa. Ocho años después, y a pesar de una gigantesca inversión de 1.150 millones en jugadores, el qatarí no ha conseguido disfrutar de la imagen de su equipo en unas semifinales de la Liga de Campeones. Los cuartos fueron la tumba delPSG entre 2013 y 2016 y a continuación llegaron los «fracasos españoles» de octavos ante Barça y Real Madrid. Sin Neymar, con un problema en un dedo del pie de derecho, y sin Cavani, lesionado el sábado en la cadera al ejecutar un penalti, la amenaza del Manchester United, un rival resucitado con el cambio de Mourinho por Solskjaer en el banquillo, se ha disparado. También la precaución de una afición que en diciembre, cuando se celebró el sorteo, veía claramente favorito a su equipo. A principios de febrero, además, llegó en Lyon la primera derrota en la liga, lo que aumentado la incertidumbre de los seguidores.

Sin rival en Francia

El PSG de Al-Khelaifi es un conjunto con una doble cara. Manda y reina en Francia, donde el jeque ya ha podido celebrar cinco Ligas, cuatro Copas, cinco Copas de la Liga y seis Supercopas galas. La falta de competencia en su país la paga en Europa y se vuelve un equipo débil y vulnerable. Ese rodillo que exhibe en los torneos domésticos desaparece en la Champions, donde hace dos años fue goleado por el Barcelona (6-1) y el pasado curso cayó ante el Madrid en los dos partidos de la eliminatoria de octavos de final. Técnicos como Laurent Blanc o el español Unai Emery salieron del club por sus fracasos continentales y la amenaza apunta ahora al alemán Tuchel, que no ha convocado para el partido ante los ingleses al centrocampista Rabiot.