Ruth Beitia envía un beso a su entrenador tras la final de salto de altura
Ruth Beitia envía un beso a su entrenador tras la final de salto de altura - Reuters
Atletismo | Mundial indoor

Ruth Beitia, plata, es incombustible

Solo Cunningham, la favorita, superó a la española, que suma ya doce medallas en la alta competición

Actualizado:

Ruth Beitia confirmó en Portland (EE.UU.) que continuar en el atletismo después del amago de retirada tras la frustración por la cuarta plaza en los Juegos de Londres 2012 resultó una decisión muy acertada. A punto de soplar las velas y celebrar su 37 cumpleaños, la santanderina amplió su brillante palmarés en salto de altura al conquistar su medalla número doce en la alta competición. Sólo la favorita, la norteamericana Vashti Cunningham, se mostró mejor que ella y la plata de la cántabra, que se quedó en 1,96, terminó como la única alegría de la delegación en este campeonato.

Ramón Torralbo, entrenador al que lleva ya vinculada un cuarto de siglo, fue la persona determinante para que la cántabra mantuviera la ilusión por saltar y superar el listón. Beitia se colgó la plata al rebasar una altura de 1,96 y celebró efusivamente con su técnico un nuevo éxito, el quinto después de aquella decepción londinense en el ya lejano verano de 2012.

Vashti Cunningham
Vashti Cunningham - AFP

Sin la amenaza de las rusas, ausentes en Portland por la sanción impuesta a su país a causa del dopaje, la final de salto de altura se presentaba como un duelo generacional entre Beitia, la atlela española más laureada, y Vashti Cunningham, dos saltadoras separadas por 18 años. De la mano de su padre, la joven norteamericana, plusmarquista mundial junior con un salto de 1,99, ha entrado como un torbellino y confirmó su cartel de favorita al colgarse el oro.

Cunningham no cometió un solo fallo hasta que la varilla estuvo en 1,96 y eso le dio el título, ya que la plusmarquista española, la polaca Kamila Licwinko -defensora del título- y la lituana Airine Palsyte también superaron la misma altura.

El paso del tiempo no ha hecho perder la ilusión a Beitia, que se sigue entrenándose cada día con la misma ilusión con la que, a los 11 años, empezó en el atletismo cuando era alumna colegio Magallanes de Santander. A Portland llegaba en su mejor momento de la temporada, en el segundo puesto del ránking mundial del año después de haber saltado 1,98 en los campeonatos de España, a un solo centímetro de la revelación del año, la estadounidense Cunningham. Solo ella fue capaz de saltar más alto que la española, que igualó a la ochocentista mozambiqueña María Mutola, la atleta que más Mundiales bajo techo ha disputado.

Actualizado:Actualizar

Cunningham también falla sobre 1,99, pero el oro es para la estadounidense por el único nulo de Beitia sobre 1,96. El bronce es para la polaca Kamila Licwinko.

¡Medalla de plata para Ruth Beitia! La española no pudo con el listón en 1,99 y el oro es para Cunningham.

Falla Licwinko. Beitia se asegura la plata.

Derriba Palsyte. Ruth Beitia es medalla segura. Falta saber el color.

También falla Cunningham. Entramos en el último tramo del concurso. Último intento para todas sobre 1,99. Si nadie supera esta altura, el oro será para Cunningham, la plata para Beitia y el bronce para Licwinko.

No puede Ruth Beitia con el 1,99. Tampoco a la segunda. La española tendrá un último intento sobre esta altura.

También derriba Licwinko. Si estás dos atletas fallan Ruth se asegura al menos la plata.

Segundo fallo sobre 1,99 para la lituana Palsyte.

Cunningham derriba el listón sobre 1,99. Las cuatro finalistas fallan en su primer intento. Nos vamos al segundo.

También falla Ruth Beitia su primer intento sobre 1,99. Turno para la Cunningham. Recordamos, 18 años tiene la estadounidense y ya se está jugando su primera medalla de oro en un Mundial absoluto.

Licwinko (Polonia) y Palsyte (Lituania) fallan el primer intento sobre 1,99. Turno para Ruth.

Falla Trost, pero supera el listón Palsyte. Aún hay que remar para asegurar el metal. El listón se coloca sobre 1,99. En estos momentos Ruth Beitia es segunda.

Kinsey, Spencer y Skoog están fuera. A la italiana Alessia Trost y la lituana Airine Palsyte les queda un intento sobre 1,96. Si fallan, Ruth Beitia asegurará medalla.

¡Ruth Beitia pasa a la segunda el 1,96! También supera esa altura la polaca Licwinko.

Ojo. Cunningham supera a la primera el 1,96 y toma el liderato. Impecable la estadounidense.

Ruth Beitia falla en su primer intento sobre 1,96. Todavía ninguna atleta ha conseguido superar esa altura. Turno para Cunningham, la última en probar.

Primer fallo del concurso para la sueca Sofie Skoog sobre 1,96. Tiene pinta de que cualquier error puede ser decisivo para el reparto de las medallas, así que todos atentos.

Primeras eliminadas del concurso en 1,93. Caen Isobel Pooley (Gran Bretaña), Lissa Labiche (Seychelles) y Doreen Amata (Nigeria). Quedan ocho finalistas.

Concurso impecable hasta el momento de Ruth Beitia. La cántabra supera también a la primera el 1,93. También lo han hecho Cunningham, la saltadora de Santa Lucía Levern Spencer y la sueca Sofie Skoog.

Ya estamos en el 1,93. Las once finalistas siguen en competición, aunque tres de ellas, Isobel Pooley (Gran bretaña), Lissa Labiche (Seychelles) y Erika Kinsey (Suecia), han necesitado tres intentos para cruzar a la siguiente fase de la final.

¡Ahí está! Ruth Beitia supera a la primera el 1,89. También lo hace Cunningham. Hay tres atletas que fallarón en su primer intento y seguirán compitiendo antes de alcanzar el 1,93.

Ya hay dos atletas que han superado a la primera el 1,89: la sueca Sofie Skoog y la nigeriana Doreen Amata. En breve será el turno de Ruth.

Se coloca ahora el listón en 1,89. Beitia llega a Portland con una mejor marca este año de 1,98. Es el segundo mejor registro de todas las participantes. La líder mundial es la jovencísima estadounidense Vashti Cunningham, que con solo 18 años saltó hace apenas una semana 1,99.

Al final son once las participantes en la final. No ha comparecido Priscilla Frederick, de Antigua y Barbuda. El listón se ha situado por primera vez en 1,84, una altura que han superado todas las finalistas. Ruth Beitia lo ha hecho a la primera.

La española Ruth Beitia parte como una de las grandes favoritas, y es la última esperanza de la delegación española de no irse de vacío de este Mundial.

Saludos, muy buenas noches. Comenzamos la narración en directo de la final femenina del salto de altura del Mundial en pista cubierta de Portland.