Genzebe Dibaba en la semifinal de los 1.500 metros del Mundial de Pekín
Genzebe Dibaba en la semifinal de los 1.500 metros del Mundial de Pekín - REUTERS
ATLETISMO / MUNDIAL DE PEKÍN

Genzebe Dibaba, la gacela más bella

La atleta etíope, plusmarquista de 1.500 metros y miembro de una estirpe de campeonas, busca consagrarse en el Mundial de Pekín

Actualizado:

Hace poco más de un mes, en la reunión atlética de Mónaco, los 1.500 metros, prueba reina del atletismo(con permiso de los 100), sufrieron el asalto de dos mediofondistas africanos: en una carrera asombrosa en la que seis atletas bajaron de 3:30, el keniano Asbel Kiprop rozó el récord del mundo al ganar con 3:26.69, a 69 centésimas del tiempo del marroquí Hicham El Guerrouj.

En la versión femenina, la etíope Genzebe Dibaba sí logró la hazaña, estableciendo una nueva plusmarca con 3:50:07, borrando de las listas el de la china Yunxia Qu, una de las discípulas del grupo de Ma Junren, sospechoso de prácticas de dopaje. El registro anterior databa del 11 de septiembre de 1993, cuando Yunxia acreditó 3:50.46.

Se conocía la calidad de la chica –es doble campeona mundial en pista cubierta–, pero su apellido llamaba la atención, sobre todo, por ser el mismo de otras dos atletas que triunfaron antes que ella. Genzebe, de 24 años, es la última de una estirpe de gacelas. Hoy, en la final de 1.500 del Mundial de Pekín, tendrá la oportunidad de prestigiar aún más a su familia (a las 14.35, TDP y Eurosport).

Todo queda en casa

Nació y se crió en Arsi, una región situada a gran altitud y de donde proceden gran parte de los corredores etíopes que han destacado en el atletismo, como los extraordinarios Haile Gebrselassie y Kenenisa Bekele. De niña tuvo a quien parecerse: su hermana mayor, Ejegayehu, fue plata en 10.000 metros en los Juegos de Atenas 2004 y bronce en 5.000 y 10.000 en el Mundial de Helsinki un año después.

La siguiente, Tirunesh, mejoró con mucho la cosecha: ganó los 10.000 en los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012, así como los 5.000 en la cita china. Es la actual plusmarquista mundial de esta distancia con 14:11.15, récord conseguido en Oslo en 2008. Acumula la friolera de cinco medallas olímpicas, otras tantas en campeonatos del mundo y ocho en mundiales de cross.

Apodada «Baby Faced Destroyer» (la destructora con cara de niña), Tirunesh debutó en el maratón de Londres de 2014 (quedando tercera) y se tomó un respiro para ser madre. Nadie duda de que volverá a «destruir» a sus rivales, puede que esta vez en los 42.195 metros. Ha puesto el listón altísimo, pero Genzebe ha recogido el guante.

La joven y bellísima Dibaba es ya una estrella, y la máxima favorita para colgarse el oro en los 1.500, carrera en la que no estaba inscrita antes de derribar la marca imposible de Yunxia. Su federación prefería que se centrara en los 5.000, pero el récord del mundo lo cambió todo. Es improbable que hoy intente batirse a sí misma, pues rara vez en un evento de estas características habitan las necesarias liebres, pero el oro pesa más que un dígito, porque es para siempre. Su principal rival será una antigua compatriota, Sifan Hassan, que cambió la bandera etíope por la holandesa. En la reunión monegasca de la Diamond League llegó segunda con un tiempo de 3:56.05.