Universidad de Cádiz y Junta firman un acuerdo para proteger la pintura rupestre de la provincia de Cádiz

El consejero de Cultura anuncia en Cádiz que todos los yacimientos megalíticos pasarán a ser directamente Bien de Interés Cultural

Actualizado:

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, anunció que la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Cultura, va a firmar un convenio con la Universidad de Cádiz (UCA) para poner en valor las pinturas rupestres de la provincia gaditana. En declaraciones a los periodistas, Vázquez explicó que el Convenio por el Arte Rupestre Sureño de Andalucía será un plan de acción que pondrá en marcha la Consejería que dirige, con apoyo de la UCA, para destacar la importancia y proteger el arte rupestre.

De otro lado, el consejero ha reseñado que con la modificación de la Ley Andaluza del Patrimonio Histórico se va a proceder una mejora en la protección del conjunto de manifestaciones megalíticas, «que directamente pasarán a ser Bien de Interés Cultural (BIC)», así como las cuevas que posean representaciones artísticas de la Prehistoria.

Arte rupestre en la Península hace 66.700 años

La revista científica ‘Science’ publica los resultados de este proyecto interdisciplinar, que cuenta con la autoría de investigadores de cinco países y que revela el origen del arte por los neandertales en el mundo

Investigadores de la Universidad de Cádiz y del Neanderthal Museum de Mettmann (Alemania) han liderado una investigación interdisciplinar e internacional que ha contado con científicos de universidades y centros de investigación de cinco países (España, Portugal, Francia, Reino Unido y Alemania) y que ha logrado datar arte rupestre de origen neandertal en la Península Ibérica hace 66.700 años, esto es, veinte mil años antes de las fechas hasta ahora conocidas. Este trascendente hallazgo científico ha sido publicado hoy en la prestigiosa revista Science que recoge, en su último número de febrero, los resultados de la línea de investigación que, mediante el método de análisis del Uranio Torio (U/Th), ha permitido datar muestras de tamaño de miligramo de depósitos de calcita existente por debajo y por encima de pinturas en tres cuevas españolas (Ardales en Málaga, Maltravieso en Cáceres y La Pasiega en Cantabria) y revelar, en consecuencia, el origen del arte por los neandertales en la Península Ibérica.

Los trabajos de los investigadores de la Universidad de Cádiz y del Neanderthal Museum se han centrado en las cuevas de Ardales y de la Sima de las Palomas de Teba (Málaga), a través de unas investigaciones que se iniciaron en 2015, con la autorización de la Junta de Andalucía y en colaboración con los ayuntamientos de Ardales y Teba (Málaga), gracias al proyecto General de Investigación (PGI) Las sociedades prehistóricas (del Paleolítico Medio al Neolítico Final) en la Cueva de Ardales y Sima de las Palomas de Teba (Málaga, España). Estudio geoarqueológico, cronológico y medioambiental.

Los resultados de este equipo interdisciplinar (formado por arqueólogos, historiadores, geólogos o químicos) e internacional en las cuevas de Ardales, La Pasiega y de Maltravieso mediante el uso de series de Uranio se han publicado hoy en el artículo científico Datación U-Th de las costras carbonatadas revela el origen neandertal del arte rupestre (U-Th dating of carbonate crusts reveals Neanderthal origin of Iberian cave art) en la prestigiosa revista internacional Science, donde se exponen nuevas dataciones para cifrar el origen del arte por los Neandertales en la Península Ibérica. De este modo, se ha documentado el arte rupestre paleolítico más antiguo de Europa y del mundo que certifica que el origen del arte debe retrotraerse a hace al menos 65.000 años.

Las dataciones obtenidas muestran que un signo lineal (escaliforme) rojo de la cueva La Pasiega fue realizado hace al menos 64.800 años, que una mano negativa roja de la cueva de Maltravieso se trazó hace al menos 66.700 años y que una formación de espeleolemas de la cueva de Ardales fue decorada con concentraciones de color rojo alargadas o pseudo-elipsoidales hace al menos 65.500 años. Así, se prueba que las fechas obtenidas son anteriores, al menos en 20.000 años, a la llegada de los grupos humanos modernos a Europa, por lo que estos resultados confirman una mayor antigüedad para el arte paleolítico de las cuevas y certifican la autoría por parte de grupos humanos neandertales. El trabajo publicado en Science, según sus responsables, abre nuevas perspectivas de estudio que implican un nuevo planteamiento sobre el origen y la expansión de las primeras capacidades artísticas de los humanos, además de una reconsideración sobre la singularidad simbólica de los Homo sapiens, superando así la idea propuesta por Linneo en el siglo XVIII.