Acceso a la Base Naval de Rota.
Acceso a la Base Naval de Rota. - Román Ríos/EFE
LABORAL

La plantilla civil del aeropuerto de la base de Rota está «sobredimensionada» según tres sentencias

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) avala la existencia de causas productivas y organizativas para los despidos realizados por la empresa Louis Berger Services (LBAS)

RotaActualizado:

La dirección de la empresa Louis Berger Services (LBAS) en la base de Rota ha mostrado su satisfacción por las tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que estiman procedentes los despidos de tres trabajadores del Departamento de Operaciones en 2017, al considerar que la plantilla está «sobredimensionada». Así, el tribunal encuentra que «consta acreditada la concurrencia de la causa productiva, según se define en el art. 51.1. del estatuto de los trabajadores, en cuanto a que el contrato en vigor desde el 01/08/16, adjudicado a la recurrente, suponía una reducción de servicios de más del 25%. Y tal reducción ha de suponer necesariamente un precio inferior, y obviamente, un número inferior de trabajadores para acometer tales servicios; que conllevará por tanto la concurrencia de la causa organizativa».

Según señala la empresa en un comunicado, los fallos judiciales (con nº 821/19 y nº 846/19 de fecha 21 de marzo, así como la nº 1092/19 de fecha 11 de abril del presente año del presente año) certifican que las actuaciones de LBAS ante las necesidades del contrato estuvieron justificadas, acreditando que «se produce una necesidad de reestructurar los medios organizativos de la empresa para adecuar los mismos a las nuevas necesidades productivas, siendo éste el motivo de la amortización del puesto de trabajo, que estimamos justificada», así como «el excedente de plantilla y el sobredimensionamiento» de la empresa en base a «los informes elaborados» por Deloitte.

«Voluntad de negociar»

Estas sentencias suponen para la empresa, según asegura la misma «un espaldarazo largamente esperado, que ha venido soportando frecuentes e injustificados ataques por parte del Comité de Empresa». Un tiempo durante el que, subrayan, Louis Berger Services «ha mantenido un comportamiento intachable»

Así pues, aseguran que «la necesidad de optimizar la plantilla ha quedado demostrada con dichas sentencias. Los 12 despidos producidos anteriormente están bastante por debajo de los que la reducción del servicio hubiera justificado, puesto que el informe de Deloitte, en el que se sustentan las sentencias, cifraba el excedente de plantilla en al menos 21 puestos de trabajo sólo en Rampa y 45 en el total de la plantilla».

Según la empresa, que se hizo con la contrata en agosto de 2016 de la logística aeroportuaria de la US-Navy en la Base de Rota y que asumió a la plantilla española que anteriormente fue de CAV Europe, su voluntad «ha sido siempre la de negociar y que el impacto del nuevo contrato fuera el menor para los trabajadores y trabajadoras de la compañía. De hecho, la propuesta inicial que hizo la empresa para adaptar la plantilla y las condiciones laborales al nuevo contrato reducía los despidos a un máximo de 15. Esto se comunicó al Comité de Empresa en octubre de 2016».

Conflictividad llevaría a más recortes

No obstante, destaca la compañía que «la Marina estadounidense ha alabado en repetidas ocasiones el desempeño de los trabajadores de LBAS. A pesar de las distintas convocatorias de huelga, el servicio prestado a la US Navy ha seguido siendo plenamente satisfactorio durante estos meses de conflicto, como reflejan todos y cada uno de los partes de valoración. Esto es muestra de un comportamiento profesional y digno de alabar de los trabajadores de LBAS».

En relación con el reciente comunicado de CCOO, en el que «exige» al gobierno que intervenga en el conflicto laboral, la empresa «muestra su sorpresa ante el desconocimiento del Comité de la legislación laboral y procesal, ya que la sentencia del Juzgado de lo Social de Jerez ha sido recurrida, por lo que está aún pendiente de resolución definitiva».

Louis Berger Services advierte de que existe «un justificado temor a que la conflictividad laboral impacte negativamente en las oportunidades de futuro para el contrato, llevando a recortes del mismo aún más drásticos a partir de 2021. Este resultado tendría las lógicas consecuencias negativas para el proyecto, los trabajadores y sus familias. De hecho, esto es precisamente lo que está sucediendo en la Base de Morón, donde después del ERE de 2010 y los despidos colectivos de 2013 y 2014, una nueva reducción del servicio ha llevado a la adjudicataria a consumar 24 despidos, más otros 12 anunciados recientemente».

Así las cosas, la compañía apuesta por la negociación y aprovecha para realizar «un llamamiento» a sus empleados «para que insten a sus representantes laborales a buscar una salida cuanto antes a este conflicto que permita mantener el mayor número de puestos de trabajo y con las mejores condiciones posibles».