Sucesos

Pillado un ciberacosador en Puerto Real que hostigó en la Red a decenas de menores

El detenido, que ya ha ingresado en prisión, tenía más de 2.000 archivos pedófilos en un almacenamiento virtual. Era reincidente y su acoso motivó el suicidio de una de sus víctimas

Actualizado:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Puerto Real a un ciberacosador reincidente que hostigó en la Red a decenas de menores. Tenía más de 2.000 archivos pedófilos en un almacenamiento virtual. Gracias a la denuncia del padre de una de las víctimas los agentes iniciaron la investigación que permitió su arresto. Entre sus víctimas se encuentra un menor de nacionalidad estonia que se suicidó en 2008 como consecuencia de las presiones y amenazas recibidas para que continuase enviándole material pornográfico. Tras ser puesto a disposición judicial, el detenido ha ingresado en prisión.

La investigación se inició a finales de septiembre de 2016, a raíz de la denuncia presentada por un padre que había descubierto cómo su hijo, menor de edad, intercambiaba fotografías de carácter íntimo con una supuesta chica, también menor de edad. Ésta, a su vez, hacía lo mismo con otros chicos menores del mismo entorno.

Las primeras investigaciones permitieron determinar que la supuesta menor era en realidad un adulto residente en una localidad de Cádiz quien, en 2009 y 2010 ya fue detenido por hechos similares. Paralelamente, los investigadores localizaron e identificaron a otras seis víctimas, todos menores de edad, tres de ellos residentes en Zaragoza y el resto en distintas localidades españolas. Con dos de estos menores intentó incluso concertar citas, aunque sin lograrlo finalmente.

Utilizaba distintos perfiles haciéndose pasar por adolescente

El investigado utilizaba distintos perfiles en redes sociales, bien haciéndose pasar por una chica de 14 años o por un chico de la misma edad. Se valía de técnicas de ingeniería social para captar a sus víctimas y lograr que confiaran en él para que le enviasen fotografías y vídeos de carácter sexual, enviando él también imágenes del mismo tipo. Por otro lado, utilizaba como canal de captación de víctimas los juegos online a través de distintas plataformas.