INDUSTRIA

Incertidumbre en las dos empresas gaditanas de Abengoa por el preconcurso

Más de un centenar de trabajadores temen que la situación del grupo afecte al empleo si se recurre a la reducción de plantilla

CÁDIZActualizado:

La crisis del grupo Abengoa salpica inevitablemente a las dos empresas que la compañía tiene en la provincia –una delegación de Abentel, en San Fernando y Abengoa Bioenergía San Roque SA, en el Campo de Gibraltar–. Entre ambas suman una plantilla de alrededor de 100 trabajadores que temen por sus empleos, aunque hasta el momento no haya habido ninguna comunicación oficial para anunciar medidas, aunque tampoco las ha habido para informar sobre la inclusión de ambas en el preconcurso de acreedores en el que están inmersas.

Hasta el pasado diciembre la plantilla había cobrado puntualmente las nóminas, a excepción de algunos retrasos con la extra de Navidad, pero la difícil situación de la multinacional hizo pensar en lo peor. Fue necesario solicitar un préstamo para abonar los salarios y así vienen tirando desde entonces.

Expectante se muestra José María Soto, delegado de CC OO en Abentel, que recibió con sorpresa la noticia de que la dirección de su empresa había solicitado el preconcurso de acreedores. Explica que estaban «a la espera de un plan de viabilidad cuando se dio a conocer la mala situación del grupo», pero nadie les dijo que finalmente iniciarían el proceso.

Abengoa tiene hasta el próximo mes de marzo para poner las cosas en orden si quiere evitar la suspensión de pagos. Ese sería el peor de los escenarios que implicaría recortes de personal e incluso el cierre de algunas de las filiales. Explica el representante sindical que las dos empresas gaditanas del grupo han tenido una buena trayectoria y han presentado beneficios durante estos últimos años. Abentel, que presta servicios de ingeniería e instalación de telecomunicaciones, tiene incluso firmado un contrato de tres años con otros tres prorrogables con Telefónica, lo que podría garantizar la estabilidad. «Quiero ser optimista, porque hacemos el mantenimiento y la instalación de líneas y ese trabajo es fundamental», señala Soto. Sin embargo, no oculta su preocupación por lo que pueda venir.

La delegación de Abentel de San Fernando es una de las nueve que esta compañía tiene repartidas por toda España y da trabajo a 42 personas. A ellas se suman las 55 que forman la plantilla de Abengoa Bioenergía San Roque SA, dedicada a la producción de biodiésel a partir de aceites vegetales. También esta factoría tiene detrás el respaldo de una gran empresa, en este caso Cepsa, cuya refinería está en los terrenos anexos y a ella va destinada todo ese combustible.

Las cosas en la planta han ido marchado hasta ahora, avanzan fuentes sindicales, que destacan sucesivos paros que ha tenido desde el otoño. Esta factoría también se ve arrastrada por la mala situación del grupo, al que no le ha funcionado la fuerte división de renovables que ha desarrollado. De hecho, en septiembre hacía público su balance en este ámbito, donde ha arrojado pérdidas de 254 millones de euros.

Y mientras se termina de resolver el futuro de la compañía, cientos de empresas proveedoras y subcontratistas de Abengoa de varios países han constituido una asociación para agilizar el cobro de las cantidades que les adeuda el grupo multinacional de ingeniería y defender sus intereses en el preconcurso de acreedores.