La 'Reina Sofía' ha estado desplegada en la operación 'Sophia' desde octubre. - V.S.M.
OPERACIÓN SOPHIA

Cuatro meses y veinte días vigilando el Mediterráneo

La fragata 'Reina Sofía' ha vuelto este martes a la Base Naval de Rota tras participar en la operación 'Sophia' de lucha contra el tráfico ilegal de personas

RotaActualizado:

Las bocinas de los buques 'Juan Carlos I', 'Rayo' y 'Castilla' y de la fragata 'Numancia' lo anunciaban, la 'Reina Sofía' ponía punto y final a casi cinco meses fuera de su casa, la Base Naval de Rota, tiempo durante el que ha estado desplegada en la operación 'Sophia' de lucha contra las mafias que trafican con seres humanos en el Mediterráneo.

Los 215 hombres y mujeres que componen su dotación dejaron sus hogares el pasado 10 de octubre y centenares de familiares y amigos les han esperado en el muelle dos de la instalación castrense gaditana. Muchas banderas de España y pancartas con mensajes a los militares les daban la bienvenida. «El mejor viaje es el de vuelta a casa», «Eli, bienvenida a casa, ¡te queremos!», «bienvenido a casa F84» o «papá, ¡aquí estamos! bienvenido», se han podido leer en la mañana de este martes.

Nochevieja en familia

«¡Ay qué viene!». Nervios a flor de piel en los seres queridos que aguardaban el abrazo y el beso de vuelta a casa. Cloe, algo más de un añito, ha esperado a su padre, el sargento Damián, perfectamente vestida para la ocasión: uniforme de marinero y gorro femenino con el nombre de la fragata. «Es duro. Cuando se fue de misión la niña ni andaba», ha declarado Fátima, madre de Cloe y mujer de Damián.

Al menos tuvieron la oportunidad de celebrar la Nochevieja juntos en Roma, como el marinero Abel, su mujer, Alicia, y su hija de dos años. «Es la primera vez que se ha ido y a la niña le costó adaptarse», ha explicado Alicia, visiblemente emocionada. A su lado, las familias de los marineros Antonio y Jesús, con sendas pancartas, esperaban impacientes a la par que felices. Primera y segunda vez desplegados en el exterior respectivamente. «Estoy muy nerviosa, son más de cuatro meses sin verlo», ha dicho la madre de Antonio, «desde las cuatro de la mañana llevo despierta y me he dejado hecha la comida para que comamos todos en casa». Su nuera sí fue a ver a Antonio en Nochevieja a Roma, al igual que la madre de Jesús, que pudo comerse las uvas con su hijo. «Nosotros hoy almorzamos fuera de casa», ha dicho sin dejar de agitar la pancarta de colores que han hecho para la ocasión.

Y así, entre aplausos, gritos de «¡bienvenidos!» y «¡bájate ya!», y la música de la banda del Tercio del Sur, la fragata 'Reina Sofía' ha hecho su entrada en el muelle pasadas las 11.00 horas. Junto a su dotación, al mando del capitán de fragata Gerardo Epifanio Rodríguez Mendoza, durante estos cuatro meses ha estado una Unidad Aérea Embarcada de la Tercera Escuadrilla con un helicóptero AB-212 y un Equipo Operativo de Seguridad del Tercio de Armada, formado por 12 infantes de Marina.

«Habéis dado la talla por España»

Al sonido del chifle que anunciaba su embarque, ha puesto el pie en el suelo de la cubierta de la 'Reina Sofía' el Almirante de la Flota (ALFLOT) Manuel Garat Caramé, mientras la tripulación le esperaba perfectamente formada. «Bienvenidos y enhorabuena. Venís como siempre con la misión cumplida», les ha dicho el ALFLOT. Durante cuyo discurso ha matizado que «la misión en términos tácticos diarios ha sido claramente diferente». «Seguimos luchando contra las mafias. Esa es nuestra verdadera misión. A veces realizamos salvamento de vidas humanas y otras seguimos luchando calladamente», ha dicho en referencia a que, durante estos meses, la fragata española no ha realizado ningún rescate de inmigrantes en el Mediterráneo. «Ahora, lo importante es que os reencontréis con vuestros seres queridos», volviendo con la misión cumplida de «facilitar que haya naciones en desarrollo que sean capaces de promover el progreso». «La situación mejora, en parte, gracias a vuestro sacrificio», ha puntualizado el almirante Garat. «Habéis dado la talla por España».

Tras entonar al unísono el himno de la Armada, el comandante de la 'Reina Sofía' ha ordenado «¡rompan filas!» y, dicho y hecho. Carreras por el portalón para abrazar a familiares y amigos. Inundación de besos y lágrimas de alegría, como las que no podía contener Ana Alicia, la novia del soldado de Infantería de Marina Pepe Nieto. «Es mucho tiempo separados, desando que llegase este momento, pero no puedes dejar de hacer tu vida normal», ha declarado Ana Alicia. Ahora, los planes, «a casa y vacaciones», ha dicho sonriente el soldado Nieto, mientras su madre le abrazaba orgullosa y su padre fotografiaba el momento. ¿Deseando llegar?, «Sí. Y muy contentos por la misión y el trabajo que hemos hecho».