Osuna, a la derecha, durante la rueda de prensa, acompañado de su abogado.
Osuna, a la derecha, durante la rueda de prensa, acompañado de su abogado. - A. Vázquez
TRIBUNALES

«Han sido quince años de calvario, estoy contentísimo de que haya acabado»

Absuelto esta semana por la Audiencia Provincial, el exdelegado de Zona Franca Miguel Osuna, respira «tranquilo»

Critica el papel desempeñado por la Abogacía del Estado que, según afirma, emprendió la vía penal «para salvar el ríduculo que habían hecho en lo mercantil»

M. A.
Actualizado:

El exdelegado del Estado para la Zona Franca de Cádiz, Miguel Osuna, se ha mostrado este viernes ante los medios tranquilo y sonriente, tras conocer esta semana que ha sido absuelto por la Audiencia Provincial de Cádiz por el 'caso Quality Food'. Osuna se enfrentaba a una pena de diez años de cárcel pero finalmente la Sección Tercera lo ha eximido de cualquier culpa acerca de si tejió una trama en connivencia con el empresario García Gallardo, que sí ha sido sentenciado a diez años de prisión, para beneficiar a la firma alimentaria causando un quebranto a las arcas públicas del Consorcio.

«Han sido quince años de calvario y estoy contentísimo de que haya terminado», afirmaba ante los medios el exdelegado en una rueda de prensa celebrada en la Casa de Córdoba de Cádiz. Acompañdo de su abogado José María Lumbreras, Osuna ha insistido en que «lo más duro» en este proceso «ha sido el día a día, pasear por Cádiz, que la gente te agradezca la labor que has hecho y contrastarlo con lo que iba saliendo en los períodicos ha sido durísimo. Además, claro, ver que tu familia está sufriendo y que la gente empieza a retirarte el saludo... muy duro». Según ha afirmado su intención al frente del Consorcio fue siempre «crear tejido industrial, hacer polígonos, pero tuve que terminar proyectos ya empezados», refiriéndose a Quality Food.

En cuanto al voto particular emitido por el presidente de la Sala que muestra su disconformidad acerca de que Osuna haya sido absuelto del delito de malversación, el exdelegado no ha querido opinar personalmente cediendo el testigo a su abogado. «Estamos más de acuerdo con la sentencia que es muy exhaustiva, detallada, y el voto particular creemos que se basa más en presunciones», ha afirmado el letrado. «En cuanto que las acusaciones vayan a recurrir están por supuesto en ese derecho y tienen esa posibilidad. El que se emplee como arma política como hemos oído estos días, que quieran hacer campàña con este asunto, no nos parece bien. Lo mismo que no queremos judicializar la política no nos gusta que se politice la justicia». «En la sentencia se dice que no hay ninguna duda que el señor Osuna nunca tuvo intención de beneficiarse. Nunca se ha cuantificado el perjuicio ocasionado o no ocasionado por Quality Food», ha remarcado su abogado.

Miguel Osuna tampoco ha querido opinar acerca de la sentencia condenatoria hacia Manuel García Gallardo, al considerar que no le corresponde. Además ha negado que recibiera cualquier presión de la entonces alcaldesa Teófila Martínez. Osuna y su abogado han sido muy críticos con el papel que han jugado durante el procedimiento la Abogacía del Estado, personalizándo esta supuesta mala praxis en Ruiz Piña, quien a su entender emprendió la acción penal contra él para «salvar el ridículo que había hecho en el juzgado de lo mercantil que se hizo rematadamente mal». «Toda la investigación del caso Quality Food se crea porque el señor Osuna lo ordenó, por tanto, ha sido intentar matar al mensajero», ha rematado Lumbreras.

Por otro lado MIguel Osuna, ahora dedicado en su ciudad natal, Córdoba, a su profesión de inspector de Hacienda, ha descartado «absolutamente» volver a la política. «Es de las cosas que más me arrepiento en mi vida». «Yo solo quiero que se olviden ya de mí».