Juan Carlos Aragón ha dejado un gran legado
Juan Carlos Aragón ha dejado un gran legado - M. G.
MUERE JUAN CARLOS ARAGÓN

El pasodoble inédito de Juan Carlos Aragón que ha compartido su viuda

Luisa Tejonero ha emitido un comunicado para agradecer el apoyo recibido tras el fallecimiento de su esposo

CádizActualizado:

Que Juan Carlos Aragón será siempre recordado y ha pasado a la historia del Carnaval de Cádiz es algo incuestionable. Miles de admiradores y seguidores de sus letras, de sus agrupaciones, de su obra, han demostrado durante estos días el cariño y la admiración que sentían por el reconocido autor gaditano.

Su esposa, Luisa Tejonero, a pesar del complicado momento que vive, ha querido publicar un sentido comunicado en el que muestra su agradecimiento por todo el afecto que ha recibido estos días Juan Carlos Aragón en su despedida. En dicho comunicado la viuda reconoce que el duro trance se le hace algo más leve cuando ha visto la huella que ha dejado Juan Carlos en sus amigos, en sus agrupaciones y en los aficionados al Carnaval. Igualmente agradece todas las palabras de ánimo así como los programas y artículos llenos de aefcto que se han publicado en los distintos medios de comunicación.

Pero además Luisa termina sus palamras compartiendo un pasodoble inédito de 'Los Mafiosos' que Juan Carlos Aragón le escribió a ella. Una letra de amor dedicada a su esposa con la música de la comparsa de hace un par de carnavales cuando conquistó el primer premio. Un pasodoble magistral, como todo lo que escribió durante tantos años.

Pasodoble inédito de Los Mafiosos

Yo sé que en una noche de mayo,

si sigue borracha la luna

puede caer sobre el mundo azul un rayo

que nos deje el corazón temblando a oscuras.

Y puede llegar la locura,

la muerte u otro desmayo.

Puede caernos la flecha

de ese ángel que atraviesa

el corazón y te invade,

con el riesgo de que acabe

esa noche en una iglesia.

El invierno ya se nos despedía

y la primavera en flor se acercaba,

porque tras nuestras paredes oían

la canción desesperada.

Y allí, la guitarra y el mar

nos daban su luna de miel.

Y la golondrina del pueblo

cantaba en su vuelo al amanecer:

«Yo te traería un diamante, pero como soy tan pobre

solo con un pasodoble tengo que enamorarte»

Que es lo mismo que besarte y entre mis labios decirte

ese cariño imposible que solo puedo contarte.

Yo sabía que la luna, yo sabía que la luna,

borracha de madrugada

traería la fortuna, traería la fortuna

más desnuda y deseada.

No hay amor que huya cuando es su destino.

Y si la luna sirve de testigo

es el único motivo

porque el que el mundo entero puede esperar,

y por el que yo renuncio a mi libertad:

para vivir una vida contigo.

Comparsa Los Mafiosos
Comparsa Los Mafiosos

Comunicado íntegro de la viuda de Juan Carlos Aragón

«En estos momentos de sentimientos y de emoción, mezclados con un dolor que me rompe el alma, quiero agradecer las muestras de duelo y de pésame recibidas tras el fallecimiento de mi marido, Juan Carlos Aragón, a quien yo cariñosamente llamaba Fideli. Su pérdida para mí es irreparable y me deja huérfana de amor y de vida, en medio de un vacío que no encuentra final. Mi sufrimiento es más leve al contemplar la huella que ha dejado más allá de las cuatro paredes de nuestro hogar. Huella en sus amigos, en los componentes de sus agrupaciones, en sus colegas carnavaleros, en los aficionados al Carnaval de más allá de Puerta Tierra, y en su Cádiz querida y sentida, sin la que él no hubiera llegado a ser quien fue.

Agradezco profundamente las palabras de ánimo recibidas, la presencia en cuerpo y en espíritu de tantas personas en su despedida, las lágrimas derramadas, las conversaciones entrecortadas, los homenajes con las guitarras y las manos levantadas en las plazas, los emotivos programas de medios de comunicación, los artículos y reportajes llenos de afecto de la prensa, los mensajes de cariño en las redes sociales y las condolencias de los que creen, como creía él, en la vida eterna de los Carnavales. Gracias de corazón a todos, a los que he citado y a los que haya podido olvidar.

No quisiera acabar esta escueta nota de agradecimiento con mis palabras, sino con las de Juan Carlos acordándose de mí, enamorado, en un pasodoble todavía inédito. Gracias, Fideli, por todo lo que has dado y por nuestro hijo en común, Silvio. Nuestras manos, siempre juntas, permanecerán unidas junto a tu guitarra más allá del tiempo y de la tierra. Te amo».