La eliminación de aparcamientos o el cambio de itinerarios del autobús, entre los cambios.
La eliminación de aparcamientos o el cambio de itinerarios del autobús, entre los cambios. - A. V.
Movilidad

El Paseo Marítimo de Cádiz cambia de vida

La puesta en marcha del carril bici modifica itinerarios de autobuses, las condiciones de circulación y amplía las zonas de paseo

CádizActualizado:

Siete días lleva funcionando el nuevo carril bici del Paseo Marítimo de Cádiz y muchos son los cambios que están experimentando los vecinos y la zona afectada por los 1.357 metros que conforman esta vía. Las incógnitas sobre su uso y las consecuencias que iba a provocar la apertura de esta vía ciclista han comenzado a resolverse y, como en casi todos los estrenos, ya han podido detectarse ventajas y desventajas en su bienvenida a la ciudad.

Desde cambios de tráfico hasta la modificación de los itinerarios de los autobuses que circulaban por la zona, así como la eliminación de plazas de aparcamientos conforman algunos de los cambios más significativos que han acarreado este estreno.

Entre los más aplaudidos se encuentran la ampliación de las zonas peatonales, que permitirá una mayor comodidad a la hora de transitar por la zona. Por su parte, la elevación de los pasos de peatones a nivel de acerado, además de calmar el tráfico, reducirá la siniestralidad vial, haciendo del paseo marítimo un lugar más seguro y más amable. No hay que olvidar que la zona de Amílcar Barca se encuentra entre los puntos negros del tráfico en la capital, registrando incluso varias víctimas mortales cada año.

La Asamblea Ciclista Bahía de Cádiz (ACBC) ha destacado algunos de estos puntos en un primer balance realizado tras la apertura de este ramal. «Queremos destacar la magnífica acogida que ha tenido la puesta en servicio del primer tramo del carril bici. Ha supuesto una enorme mejora del paseo marítimo, dando espacio a una movilidad más sostenible y que no contamina, y ampliando un espacio peatonal que resultaba exiguo en muchos puntos. Los peatones por tanto, han ganado también en comodidad y en accesibilidad, con un espacio público de mayor calidad y un paseo marítimo más moderno», han asegurado desde una de las organizaciones que más se ha involucrado en esta demanda ciudadana.

Asimismo, han puesto de relieve: «La calidad de este nuevo tramo de vía ciclista es evidente y rompe con todo lo hecho anteriormente: tiene una anchura suficiente, está bien diferenciado en base a color y textura y separado del espacio peatonal, cuenta con una banda podotáctil de seguridad para las personas con visibilidad reducida y se acompaña con un sistema de señalización vertical y horizontal».

No obstante, también han detectado algunos tramos que pueden generar situaciones de peligro para la seguridad vial del ciclista y de los peatones que salgan de sus coches. Son aquellas zonas donde existe aparcamiento en línea y en las que el resguardo de seguridad no dispone de los 80 centímetros recomendados ante la apertura de la puerta de un vehículo aparcado.

Peligro

El proyecto sí contemplaba esa distancia mínima y forma parte de las recomendaciones de diseño de vías ciclistas del Plan Andaluz de la Bicicleta. Por ello, estos días se han reunido tanto con el Ayuntamiento como con la Junta de Andalucía, que es quien está ejecutando la obra, que se han comprometido a estudiar medidas que den solución a estos posibles peligros en cuanto a seguridad vial. «Por otra parte, la escasa distancia a la que se ha colocado la señalización vertical respecto al borde exterior del carril bici también supone cierto peligro que puede suponer que se enganche el manillar de alguna bicicleta. Las recomendaciones técnicas de referencia aconsejan distancias mayores», han apostillado desde la Asamblea, que también han pedido la revisión del límite de velocidad, fijado en 10 kilómetros por hora.