Las personas que irrumpan en el carril bici se enfrentan a sanciones de hasta 70 euros.
Las personas que irrumpan en el carril bici se enfrentan a sanciones de hasta 70 euros. - A. V.
Movilidad

El Ayuntamiento de Cádiz podrá multar con hasta 500 euros por el mal uso del carril bici

Ciclistas y peatones tendrán que respetar las normas de uso de este carril para evitar multas que oscilan entre 70 y 500 euros

CádizActualizado:

La difícil convivencia entre los peatones y los ciclistas tendrá como base el cumplimiento de unas normas establecidas. La apertura el pasado lunes del nuevo tramo del carril bici que discurre por el Paseo Marítimo de Cádiz, más allá de un atractivo para la ciudad, debe utilizarse siguiendo unas directrices que incluye derechos y deberes inquebrantables.

Así se recoge precisamente en el reglamento general de circulación, que regula este tipo de vías, y en una nueva Ordenanza Municipal que está en vías de aprobación. Precisamente, muchas de las directrices a cumplir ya están redactadas en el borrador de la Ordenanza Municipal Reguladora de la Movilidad y el Uso de las bicicletas, que en la actualidad se encuentra paralizada a la espera de integrarla en una normativa más amplia que contemple la movilidad peatonal en general.

Una lectura rápida a este documento puede contribuir a imponer la paz que debe reinar para hacer de esta infraestructura una ventaja y no un inconveniente para los vecinos. Por ello, el Ayuntamiento de Cádiz–siguiendo la normativa estatal– incluye en este documento sanciones que oscilan entre los 70 y los 500 euros a aquellas personas que no respeten las normas de uso de estas zonas ciclistas, tal y como marca la normativa estatal.

No hay que olvidar que cuando una persona monta en bicicleta, se considera que está en un vehículo y, por ello, debe cumplir todas las normas de circulación y, por otro lado, debe recibir el mismo trato por parte del resto de vehículos y también de los peatones.

Llevar puestos los auriculares, conducir bajo los efectos del alcohol, montar sobre una rueda, hablar por el móvil o irrumpir en el carril bici andando son algunos de los incumplimientos más comunes que pueden tener repercusión directa sobre el bolsillo.

Dos ciclistas utilizan el carril bici estrenado en el PAseo Marítimo de Cádiz
Dos ciclistas utilizan el carril bici estrenado en el PAseo Marítimo de Cádiz - A. V.

En el caso de los ciclistas, serán sancionadas como faltas leves (70 euros) el hecho de circular por las aceras o zonas peatonales no habilitadas o incumplir las condiciones de visibilidad previstas en la normativa; con faltas graves (300 euros), no respetar la prioridad peatonal en las zonas señalizadas, superar la velocidad permitida, realizar maniobras bruscas con peligro para los peatones o modificar el contenido de las señales o colocar elementos sobre las mismas que puedan inducir a confusión. Por último, serán faltas muy graves (500 euros) el hecho de conducir de forma temeraria, como es el caso de que el ciclista conduzca bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas.

Prohibiciones

En este sentido, la Ordenanza recoge que los ciclistas tendrán que cumplir las mismas obligaciones y restricciones que el resto de conductores, como someterse a una prueba de alcoholemia, por ejemplo, y también serán sancionados, entre otras cosas, por conducir utilizando el móvil o cualquier otro dispositivo. El Ayuntamiento recoge incluso la posibilidad de retirar la bicicleta cuando pueda derivarse un riesgo grave para la circulación, las personas o los bienes.

En el caso de los peatones, estos serán multados con 70 euros y falta leve, por transitar de manera continuada por las vías para ciclistas debidamente señalizadas; con falta grave (300 euros) por circular con vehículos motorizados por vías ciclistas o por ocupar los aparcamientos para bicicletas por parte de ciclomotores o motocicletas.

La Policía Local será la encargada de velar por el cumplimiento de estas normas, donde también se recogen otras prohibiciones como realizar competiciones por estos carriles o circular apoyados sobre una sola rueda o agarrarse a vehículos en marcha, así como establece la obligatoriedad a los ciclistas de llevar instalado un timbre y un sistema de frenado que actúe sobre las ruedas delanteras y traseras.