SOCIEDAD

#Cádizsemueve... y tuitea

Tuiteros gaditanos triunfan con sus ideas con el respaldo de las redes sociales

CÁDIZ.Actualizado:

Cuando Biz Stone y Evan Williams lanzaron Blogger, que más tarde compraría Google, recibieron miles de críticas porque aquel nuevo 'invento friqui' no iría a ninguna parte. Pero entonces, medio mundo empezó a crear blogs. Cuando en 2006 lanzaron junto a Jack Dorsey una nueva red social decenas de entendidos empezaron a hablar sobre su poca utilidad. ¿A quién le va a importar lo que escriba gente que ni se conoce? La llamaron Twitter y ahora más de 200 millones de personas forman parte de ella y más de 65 millones de tuits diarios se lanzan por esta plataforma. El ingenio, la originalidad y la visión de futuro fueron claves en ambos casos. Adelantarse a las necesidades o a las tendencias puede ser vital para que un negocio 2.0 funcione. Por eso, sólo el hecho de intentarlo ya es un reto.

Todo aquello ocurrió en San Francisco pero Internet no tiene dueño ni fronteras. A miles de kilómetros son muchos los emprendedores que se han puesto manos a la obra. «Mi vida profesional no tendría sentido sin Twitter», cuenta Josemi Ruiz (@josemiruiz), uno de los gaditanos que primero aprovechó en la provincia y en España el uso del microblogging. Ahora, a sus 38 años, es su trabajo como social media management de Faec Cádiz y también como promotor de eventos de gran éxito como los premios Tweets &Awards o Playas&Tweets, entre otros lo que le entusiasma y ocupa. «Las empresas tienen que estar en Twitter. Aunque no quieran, sus clientes sí están. Lo que tienen que hacer es establecer una estrategia y darle un buen uso a la herramienta. Lo ideal es generar contenido propio y de calidad».

Rafael Oliva (@redalumnos) también lo tuvo claro. Hace dos años creó Red de alumnos, una plataforma web de educación on line que en la actualidad tiene más de 40.000 usuarios. Para este gaditano de 34 años también es clave la Red. «Es la inmediatez. Hemos hecho hasta acciones formativas a través de Twitter». Uno de sus éxitos radica en eso justamente; en saber conectar a la gente. Y gracias a su proyecto, Cádiz es referencia mundial de la red social educativa. « No todo vale. No se puede actuar por impulsos. Si le quieres sacar partido tienes que pensar qué es lo que quieres ofrecer y qué quieres que sepan de ti».

Félix Ruiz, científico venezolano afincado en Cádiz y profesor del Máster de Biomedicina de la UCA no encajaría de primeras en el perfil de un tuitero al uso. La ciencia y las redes sociales podrían estar reñidas pero, precisamente, fue ese su reto. «Quise llevar la ciencia a la calle, ¿por qué no?», cuenta. Así hace tan solo año y medio y junto a una comunicadora creó Divulgades (@DivulGades), una plataforma dedicada a la educación científica con cientos de seguidores. «Se me abrió un mundo totalmente nuevo y me maravilló». Para Félix es una excelente manera de «compartir conocimiento». Y matiza: «No puedes engañar. Si vendes lo que no tienes tarde o temprano se sabrá».

Melchora Marín trabaja como community manager, una profesión en auge pero que no se salda con un curso cualquiera sino que requiere de una buena formación. Su empresa, Pancracio (@twipancracio), cuida mucho su estrategia en redes sociales, que está empezando ahora. «Vamos con prudencia. Entendemos que tenemos que estar pero no queremos usarlo de cualquier forma. Lo hacemos con mucha prudencia. Poner al becario a manejar las redes sociales es una gran equivocación. ¡Están vendiendo la imagen de tu empresa!».

Emprender y acertar

El caso de José Antonio Racero es otro ejemplo de como un joven emprendedor si se empeña y acierta con su propuesta puede salirse con la suya. Su empresa OmniumLab (@Omniumlab), con sede en Algeciras, ha dado frutos tan buenos como 'El misterio de Amelia', un videojuego formativo para empresas basado en una historia real. «Estamos desbordados de proyectos. Empezamos en febrero y ya somos cinco personas». Para Racero «las redes sociales son una inversión que tienes que cuidar. Estar en Twitter tampoco te asegura nada. Es una herramienta más pero tienes que seguir dándote a conocer por otras vías». Y advierte: «Es importante que la sepas usar bien. Es fácil ganarte pronto una buena imagen pero es más difícil recuperarla si te equivocas».

Otro joven gaditano que apostó por el 2.0 como salida laboral fue Guillermo Ruiz. Hace año y medio comenzó su idea: crear una plataforma de trabajo en equipo con servicios a empresas de intranet, gestor de tareas y áreas privadas. Confiaba tanto en su proyecto, Toolea (@Toolea_es) que lo llevó hasta la cuna de los grandes de Internet: Silicon Valley, centro líder de la innovación y desarrollo tecnológico. Hoy dan servicio a más de 6.500 compañías de varios países y han iniciado su expansión por Latinoamérica. «Twitter es compartir y fue lo que pensamos a la hora de crear Toolea, un sitio donde pudieras comunicarte, compartir archivos, crear reuniones on line de manera fácil y privada».

De la creatividad de Carmina Rodríguez y del diseño de Fran Garcés surgió hace tres años La Rebotica de ideas (@LaRebotica), una empresa jerezana que da «remedios» a la comunicación corporativa. «Ahora tenemos miles de herramientas en nuestras manos. No nos podemos volver locos. Lo que triunfa es lo de siempre, una buena idea pero hay que saber cómo ponerla en marcha. Las empresas no pueden darle la espalda a la realidad y Twitter es muy importante para la comunicación empresarial. Sirve por ejemplo para hacer un estudio de mercado en tiempo real. Te permite algo tan valioso como corregir una estrategia e incluso analizar a la competencia antes de lanzar un producto». La Rebotica anda con paso firme. Su último éxito: una app de la Feria de Jerez con personajes creados por ellos mismos que tuvo cientos de descargas.

«Cuando la necesidad apremia hay que agudizar el ingenio», coinciden estos emprendedores. «A Cádiz le sobra creatividad y las redes sociales pueden ser una buena plataforma para empezar la aventura».