Sociedad

Rubalcaba advierte de que «desprivatizará» la sanidad

El líder del PSOE avisa a las empresas que optan a la adjudicación de un hospital de que cuando gobierne les quitará «el negocio»

MADRID.Actualizado:

Mientras miles de personas se volvían a manifestar en defensa de la sanidad pública por las calles de varias ciudades, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio un paso más en su rechazo a la política del PP de externalizar la gestión hospitalaria al apelar directamente a las empresas que optan a la concesión. «Lo que se privatiza se desprivatizará», aseguró el líder de la oposición, quien insistió en que cuando gobiernen impedirán que la sanidad pública se convierta en un negocio.

Con esta advertencia el PSOE pretende generar dudas entre las empresas que aspiran a gestionar los hospitales, ya que el retorno de la inversión puede ser insuficiente si las adjudicaciones son revocadas antes de tiempo al producirse un cambio de color político en el Gobierno. Máxime cuando algunas de las candidatas -el grupo puertorriqueño HIMA San Pablo- han expresado públicamente su intención de «hacer negocio» en los tres hospitales a los que se ha presentado.

Rubalcaba, que participó en Albacete en el sexto diálogo del PSOE bajo el nombre 'Ganarse el Bienestar en Europa', rechazó la política privatizadora de algunas comunidades del PP, como Madrid, donde el Gobierno regional pretende externalizar seis hospitales y 27 centros de salud. Precisamente, los tribunales investigarán si se cometieron irregularidades en la adjudicación de procesos anteriores tras admitir a trámite una querella de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) contra, entre otros, los exconsejeros de Sanidad, Manuel Lamela y Juan José Güemes. «La sanidad nunca puede ser un negocio», reiteró Rubalcaba.

El líder socialista también criticó con dureza que el Gobierno haya quitado la tarjeta sanitaria a los inmigrantes 'sin papeles', una decisión que calificó de «cruel, xenófoba y económicamente un disparate». En su opinión, esa decisión solo ha conseguido «clandestinizar el sistema público» ya que los médicos, insiste Rubalcaba, siguen atendiendo a los inmigrantes pero por la puerta de atrás. «Esta ley es miserable y una obscenidad. Reclamo otra vez al Gobierno que la retire, porque nos convierte en un país indecente que no somos».

En contraposición a la política del departamento que dirige Ana Mato, Rubalcaba defiende volver a un sistema «universal, gratuito y público» donde los derechos de todos estén garantizados. «El problema es que el PP se está cargando el sistema», sentenció.

85.000 becados menos

El líder socialista también advirtió contra los recortes en otro de los pilares básicos del Estado de bienestar como es la educación. Se refirió especialmente al polémico nuevo sistema de becas propuesto por el ministro José Ignacio Wert en el que el rendimiento académico prima en detrimento de los niveles de renta. Según sus cálculos, la elevación de los requisitos académicos hasta un 6,5 para obtener una beca universitaria dejaría a más de 85.000 jóvenes sin ayudas. Una cifras que desde el Gobierno siempre han rechazado y solo reconocen los 18.000 becados menos -sin contar Cataluña- del curso vigente.

El incremento de notas también se produce en Bachillerato (6) y Formación Profesional (5,5). «El que tiene recursos ya viene con el aprobado de su casa, pero al becario hay que pedirle más», criticó. En su opinión, esta medida rompe con la igualdad de oportunidades, algo que ya denunciaron tanto las comunidades autónomas -incluidas las del PP- como la Confederación de Rectores de Universidades Españolas, además de los sindicatos de la enseñanza.

De momento, Wert se ha comprometido a «revisar» lo relacionado con el Bachillerato ante el riesgo de que las nuevas exigencias provoquen un repunte del paro juvenil. Sin embargo, el titular de la cartera de Educación se mostró mucho más reacio a modificar los requisitos en la universidad, donde España ya cumple la tasa de matriculación que marca como objetivo la estrategia 20-20 de la Unión Europea.

«Con ese debate, lo que se transmite es que los becarios no se esfuerzan, y sí lo hacen porque tienen mejores notas medias», lamentó Rubalcaba, quien insistió en que no se cansarán de denunciar esta situación.