Ciudadanos

Un obrero de 21 años fallece al caerle encima decenas de quitamiedos

J. M. A. / S. T.
Actualizado:

Un joven chiclanero de 21 años falleció ayer en el tajo al caerle encima decenas de quitamiedos que estaba apilando en la nave que su empresa, Señalizaciones Ortega, tiene en el polígono industrial de Pelagatos de Chiclana.

Los hechos ocurrieron apenas unos minutos después de las tres de la tarde. El operario trabajaba con una pila horizontal de metro y medio de altura que contenía una carga de quitamiedos metálicos que estaba almacenando en el interior de la empresa, cuando uno de éstos elementos se le vino encima y quedó atrapado de cintura para abajo.

De inmediato algunos de sus compañeros acudieron en su auxilio, e intentaron rescatar al joven sin éxito. En pocos minutos llegaron los servicios de emergencias sanitarias, además de cinco efectivos del Consorcio de Bomberos, cuyo parque se encuentra cerca del recinto industrial.

Los esfuerzos de los profesionales se centraron entonces en tratar de rescatar al joven, que ya recibía asistencia médica, utilizando para ello unas pinzas separadoras con las que consiguieron elevar la chapa y liberar el cuerpo del trabajador.

El joven falleció a causa de las heridas producidas por el desplome de un material que superaba los 2.000 kilos de peso. En un primer momento, los servicios de emergencia no pudieron alertar a su familia de que había muerto. Por eso, cuando la madre llegó, creía que su hijo sólo había resultado herido y se encontró de golpe con la dolorosa noticia.

Alrededor de las cinco de la tarde la plantilla de la empresa se reunía en las instalaciones de la empresa, consternados por lo sucedido. Todos los que estaban trabajando en el momento del accidente tuvieron que prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil en calidad de testigo.

Esta forma de proceder se enmarca dentro del protocolo de actuación en materia de siniestralidad laboral, impulsado por la Fiscalía para frenar las muertes en el tajo. Al lugar del accidente se desplazaron dos fiscales que dirigieron las primeras pesquisas de la Guardia Civil. Se han abierto diligencias para determinar si la empresa cumplía las medidas de seguridad. Fuentes de la investigación señalaron que los primeros indicios apuntan a posibles irregularidades.