Isabel Conesa se bajó en Torregorda. / NURIA REINA
CÁDIZ

A diez minutos de Torregorda

El primer día del 'autobus playero' transcurrió con la única afluencia de de curiosos que se acercaron a probar

| CÁDIZActualizado:

Los pocos usuarios que se decidieron a utilizar ayer la nueva línea de autobús hasta Cortadura lo hicieron con un único propósito: probar el nuevo servicio del conocido como autobús playero. A las diez de la mañana tan sólo dos usuarios inauguraron el nuevo servicio. Al mediodía, partía el séptimo autobús con cuatro miembros de la prensa y un solo usuario. «Hasta ahora sólo han cogido el autobús ocho personas», explicaba el inspector jefe de Tranvías, Jorge Casas. Sin embargo, Casas espera que «la demanda aumente en los próximos días, sobre todo en el fin de semana que es cuando la gente tiene más tiempo libre».

La mayor parte de las personas que utilizaron la línea, lo hicieron «para experimentar cómo era eso de ir en autobús hasta Cortadura». Este es el caso de Isabel Conesa una gaditana del barrio de San Severiano que se trasladó hasta los límites de la ciudad para poder «mojarse los pies en Torregorda», como ella misma confesaba entre risas. «Yo siempre voy a Santa María pero hoy me he venido hasta aquí para ver cómo funciona el nuevo autobús».

En tan sólo diez minutos, el autocar hizo su recorrido hasta Torregorda. Dos paradas separaban la calle Retama (desde donde partía el autobús) de su destino. La vuelta hasta Cádiz fue aún más rápida: cinco minutos, ya que no realiza paradas.

Isabel quedó satisfecha con el servicio: «Me ha gustado mucho, es rápido y el autobús es muy cómodo». De hecho, el medio de transporte se estrenó ayer para la ocasión. «Lleva el logo del Bicentenario justo encima de la puerta de entrada, como todos los que se estrenarán», remarcaba orgulloso Casas. De momento, el flamante autocar será el único que realice la línea veraniega, pero no se descarta ampliar la flota, «todo depende de la acogida que tenga», explicó en inspector.