MUNDO

Atentado fallido contra el presidente bielorruso Lukashenko en Minsk

La celebración del Día de la Independencia en las calles del centro de Minsk, la capital de Bielorrusia, se vio empañada en la madrugada de ayer por la explosión de una bomba durante un concierto al que asistía el presidente del país, Alexander Lukashenko. «Lukashenko no estaba lejos. Se acercó al lugar de la deflagración en pocos minutos. No permaneció mucho tiempo para no interferir en el trabajo de los servicios de emergencia», detalló el portavoz del Gobierno, Pavel Legkiy.

Actualizado:

Los afectados fueron evacuados mientras la Policía recogía las tuercas y tornillos con los cuales aparentemente estaba rellena la bomba. «Algunas personas me cayeron encima y había mucha sangre», explicó Dmitry Kudyakov, un ingeniero que asistía al concierto.

El portavoz de la Policía de la capital, Alexandr Lastovski, precisó que «varios grupos de investigadores trabajan en el lugar de los hechos». Aunque, de momento, los expertos no han informado sobre el tipo de explosivo. Explicó que, «según los primeros datos, fue un artefacto de fabricación casera». «Lo más probable es que la bomba haya sido colocada por gamberrismo», precisó Anatoli Kuleshov, jefe del Departamento de Interior.

Sin pistas

Gran parte de la capital bielorrusa seguía acordonada ayer por la mañana, pero no había pistas sobre la identidad de los autores del ataque. El Ministerio del Interior no descarta que entre los heridos se encuentre la persona que portaba el artefacto.

Pocas horas después, la Policía halló en la misma zona una segunda bomba de características similares que, aunque no llegó a explotar, será de gran ayuda para la investigación que realizarán los expertos, según aseguró el titular del Interior, Vladímir Naúmov.

El hallazgo del nuevo artefacto ha levantado dudas entre los equipos de investigación, que ahora barajan la hipótesis de que realmente podría tratarse de un atentado contra Lukashenko.