PUERTO REAL

Benditos animales

Este año se celebra por primera vez la festividad de San Antón con la bendición de animales de compañía en plena plaza del Ayuntamiento. Dispuestos a implantar esta fiesta como tradición, alrededor de 300 personas se acercaban hasta la puerta de la Casa Consistorial acompañadas por sus fieles mascotas. Peceras, collares, jaulas y hasta cajas de cartón han servido a los dueños para acercar los animales hasta el agua bendita.

Actualizado:

La propuesta ha surgido de la comunidad cristiana de la iglesia Prioral de San Sebastián, que trasladó al Ayuntamiento la idea de celebrar la festividad del patrón de los animales. El Consistorio acogió la noticia con satisfacción y organizó el evento implicando a centros escolares y tiendas de animales para que llegara a todos los ciudadanos.

Los fieles pasearon durante toda la mañana por el centro histórico de la localidad acompañados por sus mascotas, en una fiesta en la que gatos, perros, tortugas, pájaros, y todo tipo de animales fueron los protagonistas y despertaron la curiosidad de los viandantes.

El párroco de San Sebastián leyó una pequeña biografía de San Antón y procedió a repartir la bendición del Santo. «Qué el Señor bendiga a este animal y San Antón lo proteja de todo mal», fue la frase que proclamó el sacerdote mientras lanzaba agua bendita a todos los que esperaban la cola para ser bendecidos.

Muchos de los dueños presumían de mascota, a los que vistieron con lacitos y trajes para protegerlos de las bajas temperaturas. Los cachorros de perro enternecían a los asistentes mientras el párroco vertía el agua sobre sus cabezas. La nota divertida del día, dejando a un lado algunos modelitos que lucían las mascotas, la puso un niño que ofreció un pequeño loro a pilas para que fuera bendecido, arrancando las carcajadas del cura que no dudó en hacer feliz al ilusionado niño.

La bendición de los animales de compañía al conmemorarse la festividad de San Antonio Abad o San Antón, es una tradición muy arraigada en algunas ciudades del país, y por primera vez se celebra en Puerto Real. El Consistorio ofreció a las tiendas de animales la posibilidad de instalar algún tipo de expositor en la plaza de Jesús para que en el transcurso del acto pudiesen poner a la venta tanto los ejemplares que ofertan en sus comercios como accesorios para las mascotas.

Los dos tenderetes que finalmente aceptaron la propuesta municipal hicieron su particular agosto. Las colas eran más largas en los expositores de artículos para animales que a los pies del párroco. Mordedores, huesos enriquecidos con vitaminas, comida especial o accesorios para el baño se vendieron como churros durante la jornada del patrón de los animales de compañía.

La jornada festiva se cerró con un paseo de mascotas por las calles de la localidad. La soleada mañana fue aprovechada por los asistentes para hacer compras y lucir a sus animales por la Villa.

Y es que ellos también son hijos de Dios, decía San Antón y San Francisco. Por eso han sido bendecidos con agua bendita, la misma que se utiliza para los fieles en cualquier otra liturgia. De esta manera, hasta el año que viene las mascotas que han sido bendecidas permanecen protegida de cualquier mal. Eso sí, han de ser también fieles y renovar la bendición en enero del año que viene.

puertoreal@lavozdigital.es