La idea del Punto Limpio móvil es acercar este servicio a los ciudadanos. / MIGUEL GÓMEZ
CÁDIZ

Electrodomésticos, pilas, ropa y aceite usado llenan el Punto Limpio móvil

Los desechos selectivos recogidos subieron en noviembre en comparación con octubre, el mes de estreno del servicio Asociaciones de vecinos reclaman más visitas del basurero ecológico, mientras otros creen que es suficiente

Actualizado:

Electrodomésticos, pequeños muebles, aceite usado, ropa y pilas son los residuos habituales en el recorrido diario del Punto Limpio móvil. Poco a poco, los vecinos van acostumbrándose a las visitas y acuden a los puntos acordados para depositar desechos que no tienen cabida en los contenedores habituales: los de papel, vidrio, envases y el de residuos sólidos urbanos. Así, de los 589 litros de aceite recolectados en octubre se pasó a los 671 de noviembre de 2007. Así, en la mayoría de los casos, en noviembre se depositaron más residuos que en octubre, el mes del estreno.

Sin embargo, no todos están contentos con la periodicidad con la que se establece en cada barrio este recolector ecológico de basura ni tampoco con la información que se ofrece a los ciudadanos. Desde Cortadura, la asociación de vecinos lo ve claramente insuficiente. «Aquí lo ponen una vez al mes y creo que en barrios tan grandes como el nuestro o La Laguna deberían hacerlo al menos quincenal», subraya su presidente, David Muñoz Moreno.

Otra ubicación

Sugieren, además, que se sitúe otro punto de confluencia para la recogida, ya que el actual -a las puertas de la Lonja- está muy lejos para los residentes del paseo Marítimo o de la propia avenida.

En Puntales creen que de momento es suficiente con la visita del punto móvil cada 15 días, pero opinan que se podría mejorar la información que se da a los vecinos. «Pese a que el buzoneo y la cartelería ha estado bien, creo que no podemos bajar la guardia; hay que seguir informando a los vecinos», señala José Manuel Hesle, presidente de la asociación.

Quienes sí se muestran satisfechos con la periodicidad y con la respuesta de los vecinos son los miembros de la asociación de Las Tres Torres, de Santa María. No obstante, José Rodríguez, su presidente, cree que hay que mejorar la limpieza en general del barrio y por eso en breve se reunirán con la asociación de comerciantes para comenzar una campaña de concienciación. Rodríguez asegura que los que más colaboran son las personas mayores, «sobre todo porque son los que están más en las casas». En una de esas visitas, por ejemplo, se recogieron tres bolsas grandes de medicamentos y hasta dos contenedores de ropa.

Precisamente, la ropa es uno de los residuos que más se acumula en el punto limpio portátil. En total, en todo el mes de noviembre se recogieron 20 contenedores de este desecho, para el que no existen contenedores fijos situados por la ciudad, tal y como sucede en otras poblaciones de la Bahía como San Fernando o Chiclana.

Entre las piezas de mobiliario y los electrodomésticos, es frecuente que se depositen tóner, móviles y cargadores, televisores y otros aparatos domésticos, como aspiradoras, estufas o planchas. También, a la vista de cómo evoluciona la tecnología, muchos vecinos optan por deshacerse de utensilios que ya se han quedado obsoletos. En esa categoría entran las cámaras de fotos, los vídeos, los walkman y hasta ordenadores portátiles. En total, en noviembre, se recolectaron 12 contenedores de muebles y electrodomésticos.

Las pilas son otro de los residuos habituales, sobre todo porque tampoco hay contenedores fijos para depositarlas. En todo el mes de noviembre se recogieron 13 contenedores de este material altamente contaminante, mientras que de fluorescentes (otro elemento que también produce contaminación sobre todo por el mercurio que contienen) fueron cinco las cubetas que se llenaron, más 182 unidades. En octubre, por ejemplo, fueron 495 unidades las contabilizadas.

mcaballero@lavozdigital.es