PORTAVOZ. Enrique Cervera anunció ayer la decisión del Gobierno andaluz. / LA VOZ
Jerez

La Junta hace oficial su rechazo a la independencia de La Barca

El Consejo de Gobierno denegó ayer la independencia de la pedanía tras cinco años de contencioso Entiende que no tendría mejores servicios de los que les presta Jerez

Actualizado:

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía certificó ayer una decisión que estaba tomada hace meses: el rechazo a la petición de independencia de la pedanía jerezana de La Barca de la Florida. Como adelantó hace justo dos meses LA VOZ, la negativa oficial a las pretensiones de segregación de La Barca era cuestión de tiempo, y el Ejecutivo autonómico decidió ayer revestir de oficialidad el varapalo a Roque Valenzuela y sus conciudadanos. El Consejo de Gobierno andaluz aprobó ayer por tanto desestimar la petición de crear un nuevo municipio formado no sólo por la pedanía de La Barca de la Florida, sino también por las barriadas rurales de José Antonio, La Guareña y Chaparrito, todos en el término municipal de Jerez, que habían sido adheridas a la propuesta.

Según informó en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo andaluz, Enrique Cervera, el Consejo de Gobierno considera que esta iniciativa de segregación incumple los requisitos de la Ley de Demarcación Municipal de Andalucía en tres aspectos, el nivel de servicios, la viabilidad económica y la falta de relación entre los cuatro núcleos.

Sin garantías de mejora

A juicio de la Junta, la propuesta de segregación de La Barca no acredita ni garantiza que se puedan atender las necesidades demográficas, urbanísticas, sociales, financieras y de instalación de servicios con mayor nivel de calidad que el municipio matriz, es decir, Jerez de la Frontera.

El Gabinete Jurídico de la Junta de Andalucía, tras analizar la petición, concluyó que no está garantizada la viabilidad económica, por lo que se mostró contrario a la creación del nuevo municipio. El dictamen del Consejo Consultivo de Andalucía también fue desfavorable para los intereses de los barqueños, que, muy a su pesar, tendrán que seguir formando parte del término municipal de Jerez después de haber estado peleando por su independencia durante cinco largos años. De nada han servido sus quejas sobre el «abandono» al que, según denuncian, les tiene sometido el Ayuntamiento jerezano, o los aplastantes resultados del referéndum llevado a cabo en la pedanía y en el que, tras una intensa campaña de su alcalde, Roque Valenzuela, los barqueños se decantaron en amplia mayoría por pedir la independencia de Jerez.

Al alcalde de La Barca ni siquiera le ha valido pertenecer al mismo partido que gobierna en Andalucía y Jerez para llevar a buen puerto sus objetivos. Mientras que la alcaldía de Jerez estuvo en manos de Pedro Pacheco, tanto la Junta como el PSOE se mostraron más comprometidos con el proyecto de segregación de La Barca, situación que ha cambiado radicalmente tras la llegada al poder en el Consistorio jerezano de la socialista Pilar Sánchez.

Respeto

Aunque el Gobierno local jerezano no se manifestó ayer al respecto de este asunto, fuentes cercanas a Alcaldía trasladaron a este medio que la reacción del Ayuntamiento de Jerez estará sustentada en el «respeto escrupuloso» a las decisiones que adopta la Junta de Andalucía en el ejercicio de sus funciones específicas. Se espera que a lo largo de la jornada de hoy la alcaldesa, Pilar Sánchez, pueda dar su opinión en relación a esta negativa a la segregación de La Barca que, sin duda, le beneficia política y administrativamente como primera edil de la ciudad.

Sin sorpresas

La comunicación del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía de ayer no ha cogido por sorpresa prácticamente a nadie. Hace exactamente dos meses este medio de comunicación daba cuenta de un encuentro mantenido a principios de octubre en la localidad de Benalup por representantes de la Consejería de Gobernación -la encargada de tramitar el expediente según el Reglamento de Ordenación Territorial- el secretario general del PSOE de Cádiz, Francisco González Cabaña, el delegado municipal de Presidencia del Ayuntamiento de Jerez, Casto Sánchez, el de Fomento Económico, Francisco Lebrero, y el alcalde de La Barca, Roque Valenzuela. En el marco de esa reunión, el alcalde barqueño ya conoció que la Junta consideraba que el expediente tramitado desde La Barca de la Florida no cumplía con los requisitos necesarios que establece la ley para obtener la segregación del Ayuntamiento matriz de Jerez, por lo que finalmente éste iba a ser denegado.

La noticia de la negativa a las pretensiones de independencia de La Barca no fue recibida con agrado por el alcalde barqueño, aunque tampoco con demasiada sorpresa. Sólo hay que recordar que hace algo más de un año Roque Valenzuela ya dejó claras sus sospechas de que este rechazo podría llegar -pese a sus declaraciones de que «la segregación es irreversible»-, e incluso analizó los motivos que podrían esgrimir para ello. Así, dijo que se hablaba de la falta de habitantes «pese a que reconocen que tenemos los 4.000 necesarios», del tema de la escasa distancia, pese a los 20 kilómetros que la separan de Jerez, así como de las dudas sobre la capacidad económica para prestar los servicios necesarios a la población.

Finalmente, las sospechas se hicieron realidad y La Barca no podrá iniciar, como pretendía, su camino en solitario.