coincidiendo con el 195 aniversario de la constitución de 1812

Cádiz celebra su Día de la Provincia marcado por la crisis de Delphi

Actualizado:

La Diputación de Cádiz acogió hoy la entrega de distinciones con motivo del Día de la Provincia, coincidiendo con el 195 aniversario de la Constitución de 1812, en una jornada marcada por las reivindicaciones de las mujeres de los trabajadores de Delphi y el recuerdo al fallecido Alfonso Perales.

El acto, presidido por los presidentes de la Junta de Andalucía y de la Diputación gaditana, Manuel Chaves y Francisco González Cabaña, respectivamente, así como por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, comenzó con la entrega de las placas de oro de la provincia gaditana por parte de los diputados provinciales al director de cine Julio Diamante Sthil, los Bomberos de la Provincia de Cádiz, el buque escuela "Juan Sebastián Elcano", el Patronato Provincial de Turismo y la deportista Mercedes Chilla.

También recibieron sus placas de Oro Eduardo Escot, por su empeño "en reconocer a los que murieron en defensa de sus ideales", siendo el único superviviente gaditano del campo de concentración nazi de Mauthausen; Luis Benvenuty y María Luisa Escribano, por "defender la dignidad y los derechos de los discapacitados" durante tres décadas, la Compañía de María y la asociación Asprodeme, por su "magnífica labor social" durante 30 años con los jóvenes disminuidos físicos y psíquicos, por su "magnífica labor social" durante 30 años con los jóvenes disminuidos físicos y psíquicos.

El cantaor José Soto Soto, más conocido como José Mercé, recibió "emocionado" el título de Hijo adoptivo de la provincia gaditana, "un honor que me llena de satisfacción porque han sido merecedores de esta distinción los más grandes de Andalucía como Rafael Alberti o Chano Lobato".

"Me siento como en una nube", aseguraba el cantaor jerezano durante su intervención en nombre de todos los premiados.

Por su parte, el presidente de la Diputación fue el encargado recordar la figura del fallecido socialista Alfonso Perales, nombrado a título póstumo presidente honorario de la Diputación, institución que Perales lideró entre 1983 y 1990.

"Con grandes inquietudes políticas", Alfonso Perales se incorporó al PSOE durante la clandestinidad en 1972 y, desde entonces, pasó por diversos cargos en el partido hasta su muerte tras una corta y grave enfermedad el 23 de diciembre pasado.

Así, la distinción, que recogieron su mujer, Ofelia, y su hijo José Alfonso, reconoce su dilatada trayectoria política "y su permanente compromiso con la paz, la justicia y la libertad y con el desarrollo de la provincia gaditana".

El presidente de la Institución provincial, Francisco González Cabaña, quiso comenzar su intervención en tan señalado día uniéndose al "grito unánime de toda la Bahía y de toda la provincia frente al capitalismo más salvaje y de rostro más inhumano, y frente a los intentos de portazo patronal", en referencia al anunciado cierre de la factoría puertorrealeña de Delphi.

Así, recordó que tras haber encauzado "con gran esfuerzo", la penúltima crisis de la industria naval, "y a pesar de los nubarrones" en la industria aeronáutica establecida en la Bahía, "reaparece este fantasma que golpea brutalmente el futuro de todo un pueblo".

Por ello, abogó por la necesidad de encarar el futuro "de una vez por todas" y establecer las bases "sólidas" para un desarrollo consolidado "que esté sujeto al mínimo a las decisiones extrañas y lejanas".

Por su parte, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, recordó el valor "mítico y perdurable" de la Constitución de 1812, "La Pepa, símbolo de la libertad exportado a otros países" y destacó que la Carta Magna de 1978 significó "el abrazo de todos los españoles".

De los premiados, Álvarez destacó su capacidad de entrega y profesionalidad, con especial mención a su amigo y compañero Alfonso Perales, "de fuertes convicciones políticas que luchó por una sociedad más moderna e igualitaria".

Finalmente, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, luciendo como la mayoría de los asistentes un lazo amarillo en solidaridad con la crisis de Delphi, recordó que la provincia "ha labrado su condición de irreductible y aquí sigue y seguirá por más dificultades e inconvenientes que pretendan a ponerle a su rumbo y destino", como la situación a la que han sido conducidos cientos de trabajadores por una "muy discutible e inexplicada decisión empresarial".

Se solidarizó con los trabajadores y sus familias y aseguró que ni la Junta de Andalucía ni el Gobierno central "van a dejar en la estacada a la provincia".

Además, Chaves aseguró de los galardonados que conforman "una espléndida amalgama de valores y principios éticos, comportamientos ejemplares, actitudes insobornables e impulsos innovadores" y recordó a Perales al que "se le echará de menos en esta tierra donde estuvieron las inexpugnables columnas de Hércules".