Un motorista de 40 años murió tras colisionar con un camión en la A-2, a la altura del kilómetro 25, en Alcalá de Henares, en sentido de salida de Madrid
Un motorista de 40 años murió tras colisionar con un camión en la A-2, a la altura del kilómetro 25, en Alcalá de Henares, en sentido de salida de Madrid - EFE
Tráfico

Así serán las nuevas señales solo para motoristas

Advertirán del peligro de la vía, el estado de la calzada y el trazado de la curva

Actualizado:

27.388. Esos son los motoristas que han perdido la vida en España desde que comenzaron los registros de la Dirección General de Tráfico (DGT) en 1960. El organismo dependiente del Ministerio del Interior coloca ahora en su centro de acción «prioritaria» este tipo de vehículos, que representan ya el 15% de todo el parque móvil que circula en nuestro país. Un 15% más de víctimas mortales en el último trienio, de 2014 a 2016, ha obligado a poner en el foco en estos conductores. La primera actuación que se va a implementar es la colocación de nuevas señales en las vías interurbanas, anunció ayer el responsable de la DGT, Gregorio Serrano.

Para ello, abordará con los titulares de las vías (Ministerio de Fomento, comunidades autónomas y diputaciones provinciales) cómo se complementa la señalización ya instaurada con otras nuevas que indiquen el estado de la vía, su peligrosidad y, también, el trazado de la curva que va a tomar la moto. Asimismo, se elaborará un nuevo mapa de puntos negros para identificar los lugares donde se matan más motoristas en el país. Y se mejorará el trazado de estos puntos.

El plan de Tráfico contendrá también medidas para incoporar en cascos un dispositivo especial para llamar a los servicios de Emergencia.

El 22% de los fallecidos

En la actualidad, los fallecidos sobre vehículos a motor de dos ruedas ya suponen el 22%del conjunto de fallecidos, mientras en el año 2000, la moto representaba el 14,9% de las víctimas mortales sobre el asfalto.

De acuerdo con el balance de 2016, el año pasado murieron 343 personas en accidentes con motocicletas. La cifra asciende a 397 si se suman los ciclomotores, lo que, según la patronal del sector de las dos ruedas, Anesdor, se traduce en un repunte de un 3%de víctimas más que el año anterior. En lo que va de 2017, según la DGT, son 162 los motoristas muertos (conforme a la primera medición de accidentes a 24 horas). Y la cifra va a seguir en escalada, apuntan fuentes especializadas en el estudio de la seguridad vial.

No es menos cierto que la tendencia creciente de motoristas muertos se produce de forma paralela al aumento de motos en nuestras ciudades y carreteras. En el año 2000, ciclomotores y motocicletas sumaban el 12,9% de todo el parque móvil; en la actualidad, son el 15,2% del total. Pero, según el exdirector de Tráfico Pere Navarro, esa es la tendencia generalizada y no se puede obviar que la moto ayuda a la movilidad en las ciudades. Si se suma el efecto del comercio electrónico y el «delivery» en moto (reparto y entrega de paquetes) se deduce que los vehículos a dos ruedas van a tener cada vez más presencia en las urbes, dice Navarro.

La DGTestá preocupada porque en la evolución de la siniestralidad de la última década se observa que desde 2012 no se logra frenar la sangría de motoristas muertos, así como el volumen de heridos hospitalizados, concreta Rosa Ramírez, subdirectora general de Investigación y Análisis de la DGT. Ramírez apunta que «el riesgo de fallecer sobre un vehículo de dos ruedas es entre 14 y 17 veces superior a un turismo». La crisis, además, ha fomentado un segundo factor de peligro: al comenzar el siglo, la gente renovaba su moto cada 6,5 años; ahora lo hacen a los 9,7 años de antigüedad. Y si la moto es más vieja, también multiplica el riesgo de acabar por los suelos, afirma Ramírez.

Alcohol y drogas

La subdirectora de la DGT revela un elemento inédito que al colectivo motero no le gustó escuchar ayer, en una jornada organizada en Madrid por Anesdor y la Fundación Pons: en el 26%de los accidentes mortales sucedidos el año pasado los motoristas superaban el límite de alcohol permitido. El 17% de los motoristas muertos en 2016 iban drogados.

Y los dos últimos elementos a tener en cuenta cuando se viaja en moto: con la ITV caducada, el riesgo de sufrir un accidente mortal se eleva en un 9%, explica Ramírez. Si se dispone del permiso de conducir B+3 y no del específico de motos, entonces el riesgo de fallecer se encuentra 1,7 veces por encima, añade. De acuerdo con las estadísticas de la subdirectora de Tráfico, detrás del 88% de los accidentes de motos fuera de la ciudad hay un factor humano que acaba provocando la caída y en la mayoría de las ocasiones (un 76%) es por culpa de un segundo vehículo, un turismo, y no de la propia moto. Siete de cada diez motoristas que sufren un accidente lo hacen en dos franjas temporales: los fines de semana, y de 7 a 8 de la mañana en días de diario, cuando van y vienen al trabajo.

Decálogo de medidas

Tanto José María Riaño, secretario general de Anesdor (que representa al 96% del mercado de las dos ruedas) como Ramón Ledesma, uno de los «padres» del carné por puntos, y asesor de Pons Seguridad Vial, respondieron a la DGT con un decálogo de medidas alternativas recomendables para atajar la elevada siniestralidad de los motoristas. En la batería de iniciativas destacan la obligatoriedad de llevar guantes; un IVAbonificado para cascos, espalderas y otros elementos de protección para el colectivo de las dos ruedas. También reclamaron más formación, lo que se conseguiría con el reparto de tres puntos del carné para quien haga cursos de moto.

«España necesita una nueva ley de grandes vulnerables –urgió Ledesma–, porque este grupo compuesto por peatones, ciclistas y motoristas cada vez representa un mayor porcentaje del conjunto de muertos: en 2012 supuso el 42%; en 2015, el 49%; y en 2017 superará el 50%».

Por su parte, Pere Navarro apuntilla: «Sin motos España sería el número uno en siniestralidad, porque los países que están mejor que nosotros, Suecia, Dinamarca,Gran Bretaña y Holanda, no tienen motos».