Semen «Quiero que el donante sea alto y rubio y tenga estudios superiores»

ABC recopila testimonios de usuarias de webs de contacto para conseguir donantes de esperma

Un trabajador abre un tanque de nitróegno líquido que contiene semen humano
Un trabajador abre un tanque de nitróegno líquido que contiene semen humano - AFP
ESTHER ARMORA - abc_conocer Barcelona - Actualizado: Guardado en:

Lucía Martínez (nombre ficticio) decidió hace años ser madre soltera tras varias relaciones sentimentales fallidas. «Por una cuestión de edad, tuve que acudir a una clínica privada. Allí empezó mi aventura», explica la joven barcelonesa, que ha accedido a relatar su experiencia a ABC. Después de someterse a varias inseminaciones en diferentes centros de reproducción asistida de Barcelona y, tras perder casi 5.000 euros, Lucía supo de esta vía alternativa. «Una de mis compañeras de facultad me dijo que, a través de una página web (www.co-padres.net), podía elegir personalmente donante de semen y luego, tras conocerle, realizarme una inseminación casera sin pasar por una clínica.

Al principio me sorprendió porque no creía que fuera posible pero luego me detalló su experiencia y me convenció», indica la joven. Al igual que su amiga, Lucía se decantó por el candidato ideal tras la cita presencial. Realizó dos intentos fallidos y ahora va a por el tercero. «Quiero que sea alto y rubio, y que tenga estudios superiores.El que seleccioné en el último intento, era ingeniero industrial y cumplía el perfil físico; además teníamos muchas cosas en común», afirma Lucía, que defiende esta nueva fórmula para ser madres como «una alternativa más natural y menos fría» que las clínicas reproductivas. «No eligen el donante por mí, ni hacen negocio conmigo», apunta Lucía. El bajo coste del procedimiento es otra ventaja añadida.

«Solo tienes que abonar el precio de la subscripción a la web, que es casi simbólico, mientras que una inseminación con semen de donante en una clínica puede salirte por casi 2.000 euros», subraya.

Recuerda, asimismo, que es una fórmula de coparentalidad y que el donante acuerda siempre con la receptora las responsabilidades que tendrá conel futuro bebé. «En mi caso, todas han sido donaciones altruistas y ha quedado claro que la responsabilidad de la crianza no sería compartida», concluye.

«Es importante ver al donante; tener afinidad con él»

Emilia (prefiere no dar apellidos) recurrió al foro www.co-padres.net asesorada por una compañera de trabajo que había probado la experiencia. Lo hizo después de haber intentado ser madre soltera con semen de donante anónimo en varias clínicas de fertilidad asistida de Barcelona.

«Quise ser madre y tener la posibilidad de elegir al donante y lo he conseguido», dice la joven, que ha accedido a una entrevista telefónica. Es consciente de que ha tenido suerte, ya que conseguir un embarazo no es fácil ni mediante relaciones sexuales. «No fue a la primera, hice tres inseminaciones. En los tres intentos quise asegurarme de que quien elegía era una persona formada, con ciertas características físicas... Es importante ver al futuro padre de tus hijos, tener afinidad con él y saber que comparte contigo maneras de pensar», apunta Emilia. Es consciente de que tenía la opción de acudir a un banco de semen, aunque prefirió esta fórmula.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios