Sociedad

El Congreso aprueba iniciar los trámites para la suspensión de la Lomce

El Pleno del Congreso ha aprobado, por mayoría y con el voto en contra del PP, tramitar la «suspensión» del calendario de implantación de la Lomce y su sustitución posterior por otra ley.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez (c), y el de Educación, Íñigo Méndez de Vigo (d), conversan con el diputado del PP, José Luis Ayllón (i), esta tarde en el pleno del Congreso de los Diputados - efe
PALOMA CERVILLA Madrid - Actualizado: Guardado en:

El equilibrio de fuerzas entre el PP y PSOE en el Congreso de los Diputados, para que aparentemente ni un partido ni otro aparezca como vencedor de una batalla parlamentaria, se reflejó ayer en la definición del mecanismo para llevar a cabo la necesaria reforma de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Una modificación sobre la que hay coincidencia, y a la que el Gobierno y Partido Popular están abocados, al perder la mayoría en la Cámara. "O lideramos la reforma o nos la harán desde fuera", señalan fuentes populares para justificar el inicio de este proceso, que ayer dio su primer paso, tres años después de aprobarse con el único voto del PP. La Lomce certificó ayer su defunción, tal y como está redactada, y ahora se inicia un largo proceso que alumbrará un nuevo texto, fruto del consenso parlamentario.

El objetivo es el mismo, pero la forma de llegar es distinta. Los socialistas optaron ayer por incluir en el orden del día del Pleno del Congreso el debate de una proposición no de ley para impulsar "un acuerdo político y social para derogar la Lomce y para la aprobación de una ley básica de educación para su debate en Pleno". Esta iniciativa salió adelante con 208 votos a favor, 133 en contra y 2 abstenciones.

El PSOE desoyó la petición del Partido Popular de no forzar el debate de una proposición que había sido objeto de polémica en la Mesa del Congreso. El Gobierno vetó su tramitación haciendo uso de su prerrogativa constitucional de rechazar aquellas iniciativas que afecten a los ingresos o gastos presupuestarios. Pero la oposición, con mayoría en este órgano, levantó el veto y desafió al Ejecutivo llevándola al primer Pleno, después de constituirse el nuevo Gobierno.

Una vez aprobada por el Congreso se inicia un trámite parlamentario ordinaria como proyecto legislativo, con presentación, debate y votación de enmiendas parciales en la Comisión de Educación. Un proceso que se puede prolongar durante meses.

Subcomisión

Frente a este camino elegido por el Grupo Socialista, los populares han optado por trasladar este debate a la subcomisión que está prevista constituir antes de final de año en la Comisión de Educación, después de la comparecencia del ministro Íñigo Méndez de Vigo. Por esta razón, ayer votaron no a la proposición de ley. Los populares sostienen que en este foro es donde se va a alcanzar un Pacto por la Educación, que incluye cambios en la Lomce, por lo que no tiene sentido dar el apoyo a esta proposición y abrir el melón parlamentario de la norma. Además, desde las filas populares se sostiene que esta proposición de ley "no va a ningún sitio" porque los trabajos de la subcomisión siempre prevalecerían sobre la tramitación de la norma.

Proposición de ley frente a la creación de una subcomisión, que también apoya el PSOE. Ese fue el debate que se llevó ayer a cabo en el Pleno del Congreso y que obligó incluso al ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, a tomar la palabra para tender la mano y crear las condiciones necesarias para el acuerdo y evitar roces que puedan perjudicarlo. "El Gobierno va a auspiciar en la subcomisión la búsqueda del pacto", señaló el ministro, subrayando que el PSOE es consciente de que la aprobación ayer de la proposición de ley "no tiene efectos jurídicos inmediatos".

El titular de Educación se preguntó que, "si fuimos capaces de hacer la Constitución ¿porque no somos capaces de hacer un pacto nacional por la Educación? El Gobierno va a ser camino y espero que en este camino nos encontremos a muchos grupos parlamentarios de la Cámara".

Méndez de Vigo anunció en su intervención que después de la Conferencia Sectorial de Educación del día 28 el Gobierno aprobará un decreto para la paralización del efecto académico de las reválidas, con las aportaciones de las autonomías.

Antes de cerrar el debate con esta llamada de atención de Méndez de Vigo, ya la portavoz popular, Sandra Mono, había acusado al PSOE de boicotear la vía de diálogo abierta con la creación de esta subcomisión, forzando el debate de la proposición de ley.

"La intervención del PSOE nos lo pone muy difícil", abrió el fuego Moneo. "Cuando ya estamos trabajando en la creación de una subcomisión, no entendemos a qué viene este debate, cuando los efectos del mismo pueden ser muy limitados", señaló la diputada popular. A su juicio, los socialistas con esta propuesta "han dado varios pasos atrás" porque se está "trabajando sinceramente para conseguir el consenso" y el discurso del diputado socialista Manuel Cruz "no es el que necesita la Educación, que necesita serenidad y sosiego". Finalmente, después de asegurar que la iniciativa del PSOE "no es sostenible en la forma porque no es posible derogar una norma sin un nuevo calendario", Moneo afirmó, dirigiéndose a la bancada socialista: "Les esperamos en la subcomisón de Educación".

«Elitista, excluyente»

Los socialistas, que abrieron el debate de su iniciativa, aremetieron duramente contra la ley del ministro Wert, asegurando que "no es una anomalía sino que ha sido el conjunto de las políticas del PP el que ha llevado al sistema educativo a una situación de asfixia y desamparo de la que todos tenemos la obligación de sacarlo". Igualmente, la calificó de "elitista, excluyente, segregadora y confesional".

Sin embargo, después de esta dura crítica tendió la mano al Gobierno subrayando que "el Grupo Socialista está comprometido con la tarea de iniciar una nueva etapa para lograr un pacto político, a través de un diálogo constante con el Gobierno. El PSOE pide la misma colaboarción y el mismo compromiso. Juntos podemos conseguir un acuerdo histórico para dar la estabilidad que nuestro sistema educativo necesita".

Ciudadanos, que apoyo la propuesta socialista, negó que el texto vaya en contra del acuerdo de investidura alcanzado con el PP, que no hablaba de derogar la Lomce. Por último, Podemos justificó su voto afirmativo que la ley "divide a la sociedad".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios