Sociedad

Aulas digitales para diez millones de alumnos en países emergentes

Alierta presenta en Asís a 400 líderes religiosos el proyecto ProFuturo de la Fundación Telefónica y La Caixa

César Alierta, presidente de la Fundación Telefónica, en el encuentro interreligioso en Asís
César Alierta, presidente de la Fundación Telefónica, en el encuentro interreligioso en Asís - Efe
M. TORO Madrid - Actualizado: Guardado en:

La reciente escolarización en Latinoamérica y África de dos millones de niños y niñas en situación desfavorable ha sido posible gracias al trabajo de ProFuturo, un programa amparado por la Fundación Telefónica y la Fundación La Caixa que promueve el desarrollo de la educación digital en países emergentes. Su objetivo último es «posibilitar una educación equitativa y de calidad a menores de los sectores más desfavorecidos, poniendo a su disposición herramientas digitales que permitan la adquisición de competencias a través de las tecnologías, y contribuir, así, al progreso de las sociedades».

Auspiciado por los presidentes de ambas instituciones, César Alierta e Isidro Fainé, e ideado de forma conjunta con el Papa Francisco, el proyecto fue presentado ayer por Alierta en el encuentro interreligioso «Sed de paz: religiones y culturas en diálogo», donde estuvieron presentes 400 líderes religiosos y 3.000 personas, a las que se unieron una cifra estimada de 12.000 peregrinos, en la ciudad italiana de Asís.

Aprovechando el importante papel que juega la educación en este evento internacional, César Alierta aseguró que «la tecnología tiene el potencial para reducir la desigualdad y mejorar las condiciones de vida de más de 50 millones de niños en el mundo que no tienen acceso a ningún tipo de educación y que se la merecen».

A la reunión asistieron líderes de las Iglesias cristianas y comunidades eclesiales, así como de otras religiones, quienes trataron temas relacionados con la paz, las desigualdades y los desafíos a los que se enfrenta la sociedad actual. El encuentro conmemora la trigésima edición de la histórica Jornada de Oración por la Paz que tuvo lugar el 27 de octubre de 1986 y que fue impulsada en su momento por el Papa san Juan Pablo II.

La Fundación ProFuturo es una inciativa que nació con el propósito de impulsar el acceso a la educación digital entre los niños y niñas más desfavorecidos. El programa, implantado en América Latina, África Subsahariana y Asia, pretende conseguir la igualdad de oportunidades desplegando a nivel local una educación de calidad. Para lograrlo, se han puesto en marcha aulas móviles digitales que imparten programas de formación sin necesidad de que las zonas donde están instaladas dispongan de conexión a internet; tan solo de manera puntual.

En la provincia angoleña de Luena, 60 profesores y 2.700 niños y adultos en alfabetización se benefician ya de un programa piloto que lleva en funcionamiento desde el año pasado. La proyección de futuro para esta fundación es que en el próximo lustro el programa se expanda a África Subsahariana y Asia. «Queremos llegar a educar al menos a 10 millones de niños y niñas en situación de riesgo en sólo cinco años», prometió Alierta, ya que, según afirmó, «la educación tiene el poder de transformar, de marcar la diferencia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios