El rendimiento cognitivo no se ve afectado durante el periodo
El rendimiento cognitivo no se ve afectado durante el periodo - ARCHIVO
MENSTRUACIÓN

No, la menstruación no afecta de ningún modo al rendimiento cognitivo de las mujeres

Los niveles de estrógenos, progesterona y testosterona no tienen ningún impacto sobre la memoria de trabajo, el sesgo cognitivo o la capacidad de atención

MADRIDActualizado:

La menstruación o ‘periodo’ es un proceso de sangrado normal común a las mujeres humanas y a las hembras de algunas especies de mamíferos que, básicamente, tiene lugar cuando el óvulo no fecundado es expulsado del endometrio. Una menstruación que tiene una presentación rítmica o regular –razón por la que también es conocida como ‘regla’– y sobre la que se han generado infinidad de mitos y leyendas, en su inmensa mayoría falsos y denigrantes para la imagen de la mujer. Unas creencias surgidas tanto desde el ‘sexo débil’ como desde el ‘sexo fuerte’. Es el caso, entre otros muchos, de la idea de que la menstruación ‘merma’ las capacidades cognitivas de las mujeres durante el periodo. O lo que es lo mismo, que a consecuencia de los cambios hormonales que acompañan al proceso, las mujeres no ‘rinden’ todo lo que realmente pueden a nivel mental. Pero, ¿esto es realmente así? Pues como muestra un estudio dirigido por investigadores del Hospital Universitario de Zúrich (Suiza), no.

Como explica Brigitte Leeners, directora de esta investigación publicada en la revista «Frontiers in Behavioral Neuroscience», «los cambios hormonales relacionados con el ciclo menstrual no tienen ninguna asociación con el rendimiento cognitivo. Si bien pueden existir algunas excepciones individuales, el rendimiento cognitivo de las mujeres no se ve alterado durante los cambios hormonales que tienen lugar en el ciclo menstrual».

Sin afectación cognitiva

No es la primera vez que se realiza un estudio con objeto de evaluar científicamente si, tal y como establece el mito, las mujeres experimentan una disminución episódica de sus capacidades cognitivas durante la menstruación. Sin embargo, y en opinión de los autores de la nueva investigación, los trabajos realizados hasta el momento no han sido ‘demasiado científicos’ desde un punto de vista metodológico. Es decir, se requieren nuevas evidencias para comprobar si esto es, o no, así.

Como refiere Brigitte Leeners, «como especialista en medicina reproductiva y psicoterapeuta, trato con muchas mujeres que tienen la impresión de que su ciclo menstrual influye en su bienestar y rendimiento cognitivo».

Esperamos que nuestro trabajo sea el punto de partida para el largo proceso de cambio de mentalidad sobre la menstruaciónBrigitte Leeners

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la participación de un total de 68 mujeres a las que monitorizaron estrechamente y sometieron a distintas pruebas cognitivas en diferentes momentos a lo largo de dos ciclos menstruales. Y como resultado principal, observaron que los niveles de estrógenos, progesterona y testosterona en el organismo no tuvieron ningún impacto sobre ninguno de las tres funciones cognitivas evaluadas –memoria de trabajo, sesgo cognitivo y capacidad de atención.

Como indican los autores, «es cierto que algunas hormonas se asociaron con cambios en un ciclo menstrual en algunas de las participantes, pero estos efectos no se repitieron en el siguiente ciclo. De hecho, y de forma general, ninguna de las hormonas analizadas tuvo un efecto consistente y replicable sobre la cognición de las participantes».

Finalmente, los investigadores buscaron posibles diferencias en el rendimiento entre las participantes y cambios en el rendimiento de cada participante a lo largo del tiempo. Y una vez más, no encontraron diferencias ni cambios.

Cambio de mentalidad

En definitiva, la ciencia acude una vez más al rescate para desmentir otra creencia errónea. Pero aún queda camino por recorrer. Y es que como apuntan los propios autores, «si bien nuestro trabajo representa un paso muy importante hacia delante, contar con una mayor muestra, una mayor participación de mujeres con trastornos hormonales y más pruebas cognitivas nos ofrecerán un panorama más completo de la forma en la que el ciclo menstrual afecta al cerebro».

¿Y hasta que se lleven a cabo los nuevos estudios? Pues como concluye Brigitte Leeners, «esperamos que, mientras tanto, nuestro trabajo sea el punto de partida para el largo proceso de cambio de mentalidad sobre la menstruación».