MAIRENA DEL ALCOR

El escritor analfabeto que trabajó de castrador de gansos y ganó varios premios literarios

Con una exposición Mairena rescata del olvido a Juan Morales, que fue porquero, boxeador y analfabeto hasta que hizo la mili, lo que no le impidió tener éxito en Madrid y ser finalista del Seix Barral

Ethel Cebrián, sobrina nieta de Juan Morales, ha pintado 20 cuadros basados en textos del escritor
Ethel Cebrián, sobrina nieta de Juan Morales, ha pintado 20 cuadros basados en textos del escritor - A.G.
ALBERTO GUILLÉN Mairena Del Alcor - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

El escritor mairenero Juan Morales Miranda,«Juan el de Regular» (1933-1996), se acordó en casi todos sus libros de Mairena del Alcor, y no hubo una sola entrevista en la que no lo refiriera aunque fuera de pasada, pero nadie en su pueblo natal se acuerda de él. En la biblioteca municipal solo se pueden encontrar algunas de sus obras y apenas unos cuantos de paisanos saben de su gesta y sus peregrinas aventuras por medio mundo.

Para remediar esta «injusticia cultural», la familia del literato, con su sobrina nieta Ethel Cebrián a la cabeza, y el respaldo de la Delegación de Cultura, han organizado una serie de actos para homenajear su vida y obra coincidiendo con los 20 años de su muerte y el 40 aniversario de la publicación de uno de sus títulos más destacados, «Madrugada de pájaros hambrientos».

El acto central en torno al que se vertebra el homenaje será una exposición de cuadros de Ethel Cebrián basados en la obra de su tío, que se inaugura este viernes 14 a partir de las 20 horas en la sala de exposiciones de la Villa del Conocimiento y las Artes.

Multiusos Morales

Juan Morales Miranda fue siempre, según la familia, «un niño muy inquieto y curioso». Desde los ocho años guardaba cochinos y con 15 se escapó en bicicleta para alistarse voluntario a la legión. Fue el primer aviso de que no pensaba gastar la vida de porquero.

Al cumplir la mayoría de edad se va de voluntario a Alcalá de Henares como miembro de la primera brigada de paracaidistas de la historia de España. Esto le llevó a combatir en Sidi Ifni, donde según su hermana Rosa pasó tanto miedo que cuando volvió a Mairena lo primero que hizo antes de ver a su familia fue presentarse delante del Cristo de la Cárcel para darle las gracias.

Durante su etapa militar también fue boxeador, llegando a ser campeón de Castilla, pero un bulto en la cabeza tras una pelea le hizo colgar los guantes. Pero, de su época como soldado lo más destacable es que por fin aprende a leer y escribir de verdad. Había acudido cuatro o cinco veces a la escuela, se pasaba el día garabateando signos raros e incluso intentó leer tebeos de Roberto Alcázar y Pedrín, pero hasta su servicio militar, Juan Morales Miranda era oficialmente un analfabeto.

Tras la mili salió huyendo a Madrid donde comenzó un rosario de oficios variopintos: cargador de muelles, portero de circo ambulante, cortador de caña en Cuba o castrador de aves en China, entre otros. De vuelta en Madrid, pobre y bohemio, pinta cuadros y escribe sus primeros cuentos, que aparecen en revistas literarias nacionales.

A los 34 años publica su primera novela «Una silla alta, una silla baja» (Alfaguara, 1967), que al año siguiente se cuela en las listas de más vendidos. El éxito le reporta cierto prestigio en la corte literaria de Madrid y aparece en los medios junto a Rafaela Aparicio, Manuel Vicent o Geraldine Chaplin, entre otros.

En el 69 gana el Premio Familia Española de Cuento con «Siete colores» y en el 76 se publica «Madrugada de pájaros hambrientos», finalista del Premio Seix Barral. Ese mismo año gana el Garbo de Novela Corta con «El río de las pulseras de oro».

Durante los 80 sigue escribiendo de manera más pausada y trabaja para Telefónica, cuyo mítico logo, afirma la familia, fue un diseño suyo por el que cobró 20 millones de pesetas. Solía volver a Mairena a pasar cortas estancias y visitar a la familia. En octubre de 1996 pasaba unos días aquí cuando la complicación de una gripe le hizo ingresar en El Tomillar. Murió días más tarde de insuficiencia respiratoria.

El profesor José Prenda, quien realizó una investigación sobre la vida del autor, dará una conferencia en la sala de exposiciones para aquellos que quieran acercarse a su figura. La cita es el día 20 a partir de las 20 horas.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios