El Apunte - OPINIÓN

El peso aeronáutico

Presencia de Susana Díaz en apoyo de las plantas gaditanas en la principal feria europea

- Actualizado: Guardado en: Opinión

El respaldo, en forma de presencia, de la presidenta de la Junta de Andalucía a las empresas con plantas gaditanas y andaluzas está más que justificado. La compañía de la administración en la feria europea que, en París, decide buena parte de los encargos del año es un gesto de sensatez política, social y económica. Porque el sector aeronáutico mantiene una trayectoria de crecimiento firme que ha seguido un ritmo alcista incluso en los peores años de la crisis.

Se trata de una apuesta segura o, al menos, es lo que avalan los informes técnicos y de conyuntura tanto públicos como privados. La Administración regional, a través de la Agencia IDEA, realizó a primeros de 2016 una amplia radiografía del sector, donde se daba cuenta de que el polo aeronáutico andaluz, en el que se encuentra la Bahía de Cádiz, supera en facturación y empleo al resto de tejido industrial que se reparte por España. La industria aeronáutica se ha convertido en un modelo económico a seguir que ofrece alta cualificación donde se desarrolla.

La implantación de Airbus en el polígono del Trocadero, en Puerto Real, hace ahora 25 años fue clave para expandir por la Bahía de Cádiz su industria auxiliar. El sector aeronáutico ha ganado el pulso al naval en esta última década. La inactividad de los astilleros gaditanos –durante los últimos años de la pasada década y ya superada– chocaba en aquellos días con el aumento de producción en empresas tractoras como Airbus o Alestis.

Estudios de la Junta reflejan, entre otras cosas, que las factorías de Cádiz aglutinan el 22% del empleo directo del sector en Andalucía, y suma un total de 2.599 puestos de trabajo entorno al sector en la provincia. La industria aeroespacial andaluza, compuesta por 118 compañías, ha mantenido y aumentado las cifras de crecimiento pese a la coyuntura económica adversa de los últimos años.

El informe de la Fundación Hélice destaca la evolución del sector en la última década, donde ha triplicado su facturación, ya que en 2006 fue de 848 millones de euros, y ha multiplicado por 2,2 el número de empleos directos, que en 2016 ascendían a 6.206. En estos momentos, el sector genera en Andalucía 13.740 empleos directos y es capaz de crear un millar de ellos en solo un año. Son demasiados argumentos y todos justifican el apoyo institucional a este sector industrial.

Toda la actualidad en portada

comentarios