No te olvides del parabrisas en invierno: elemento clave en la seguridad de tu vehículo

Es necesario prestar especial atención al estado del parabrisas ante las bajas temperaturas y escasa visibilidad en esta época del año

MadridActualizado:

En invierno y con las primeras heladas, los usuarios deben tener presente la importancia de mantener en buen estado el parabrisas, elemento que requiere todavía más atención debido a las bajas temperaturas y el aumento de desplazamientos. Por un lado, hay que saber cómo descongelarlo y retirar el hielo para no dañarlo y, por otro, está demostrado que las bajas temperaturas aceleran el crecimiento de un daño en el parabrisas, haciendo que un simple impacto se convierta en una grieta irreparable.

Desde Carglass España, compañía líder en España en reparación y sustitución de lunas de vehículos de cualquier marca, modelo o antigüedad, recuerdan que las lunas del coche son un elemento clave para la seguridad. En primer lugar, por sus evidentes implicaciones en la correcta visibilidad al volante: el 90% de la información que recibimos al conducir nos llega a través de la vista.

Y no menos importante, el parabrisas aporta hasta el 30% de la resistencia de la estructura del vehículo y es un elemento clave para evitar el hundimiento del techo en caso de vuelco. Además, la eficacia del airbag del acompañante está condicionada por el buen estado del parabrisas, pues al desplegarse se apoya sobre él, ejerciendo una enorme presión que podría llegar a arrancarlo.

Descongelar el parabrisas

Carglass España nos da las claves: descongelar el parabrisas con agua muy caliente, o con el aire de la calefacción a temperatura elevada, puede dañarlo seriamente por el cambio brusco de temperatura, provocando su rotura. Y este efecto se intensifica notablemente si el parabrisas tiene un impacto. En los experimentos realizados con una temperatura externa de -10ºC, el 81% por ciento de los parabrisas se rompió en menos de cinco minutos tras encender la calefacción. A -5º, esa tasa es del 70% e incluso a 0 ° C sigue siendo muy alta: un 59%.

Para retirar el hielo, la compañía recomienda utilizar una rasqueta de plástico, o rociar el cristal con alcohol. También recomendamos que el depósito de líquido limpiaparabrisas no se rellene sólo con agua, para evitar que se congele a bajas temperaturas. Especialmente si lo accionamos circulando, el agua puede congelarse sobre el parabrisas, dificultando la visión del conductor. Se recomienda el uso de líquidos limpiacristales adecuados.

Antes de salir de viaje

En esta época del año se multiplican los desplazamientos; y la lluvia, la nieve, el viento o la niebla pueden aparecer durante el viaje. Por eso es conveniente mantener en perfectas condiciones el parabrisas y los limpiaparabrisas, para que nuestra visibilidad y seguridad no disminuyan; y para evitar un desagradable imprevisto.

Por lo tanto, Carglass recuerda la importancia de que el conductor verifique que el parabrisas no presenta daño alguno ya que un impacto en el parabrisas, cuyo diámetro sea menor a una moneda de 2 euros, puede y debe ser reparado a la mayor brevedad posible. En tan solo 30 minutos el parabrisas recupera el 100 por 100 de su rigidez y resistencia, evitando mayores roturas que puedan tener graves consecuencias para los ocupantes en caso de accidente.

Es aconsejable renovar los limpiaparabrisas cada 6-12 meses. Usar un limpiaparabrisas en mal estado, además de no limpiar y eliminar el agua correctamente, puede rayar el parabrisas, lo que disminuye la visibilidad del conductor y aumenta el riesgo de accidente