Manual de instrucciones para viajar seguros en taxi

Tanto los conductores como los pasajeros deberían adoptar una serie de medidas de seguridad

MADRIDActualizado:

Además de los tradicionales taxis, cada vez es más frecuente solicitar el servicio de compañía como Uber o Cabify para los desplazamientos en transporte público. En cualquiera de los casos, tanto los conductores como los pasajeros tienen que adoptar una serie de medidas para evitar, en caso de accidente, tener repercusiones o heridas.

El informe PRAISE (Prevención de accidentes viales y lesiones para la seguridad de los trabajadores) del Consejo Europeo de la Seguridad del Transporte, es un documento en el que ha colaborado MAPFRE, y que da algunas pautas en materia de seguridad al volante tanto para conductores como para clientes del servicio de transporte.

Así, los primeros dos riesgos a evitar por los conductores son el estrés y la fatiga, señala el informe. Las jornadas maratonianas al volante, con turnos de hasta 10-12 horas, pueden desencadenar ambos trastornos. Llevar el cinturón de seguridad no es obligatorio para los taxistas en algunos países como en España, donde están exentos de ponérselo en zonas urbanas. Los expertos del proyecto PRAISE, que recomiendan a los gobiernos obligar a los taxistas a abrocharse el cinturón siempre, como sucede en Alemania.

También recomiendan evitar las prisas a la hora de recoger al pasajero a tiempo o por llevarle a su destino a la hora, ya que esto puede provocar que los conductores excedan los límites de velocidad. Por supuesto que el informe recomienda evitar el alcohol, así como la instalación en los taxis y vehículos de transporte de viajeros dspositivos de bloqueo por alcohol.

En cuanto a los pasajeros, son los taxistas quienes tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de sus pasajeros. Esto se logra, según el informe, con un vehículo seguro, informando de la obligatoriedad de que se abrochen el cinturón de seguridad y utilizando puntos seguros para recoger y dejar a los pasajeros. En el transporte de pasajeros con movilidad reducida, los conductores deben tener formación y estar equipados para manejar sillas de ruedas sin cargo adicional.