Motor - Novedades

Al volante del nuevo Audi TT RS

Hemos conducido en el circuito del Jarama uno de los modelos de los aros más rabiosos del panorama. Todo eficacia, suma 400 CV, tracción total, cambio automático S tronic... Llega a finales de año en carrocerías coupé y descapotable Roadster desde 79.900 euros

El flamante Porsche 718 Cayman y su declinación descapotable 718 Boxster ya tienen rivales directos: los nuevos Audi TT RS (79.900 euros) y TT RS Roadster (82.910 euros), que con 400 CV a cuestas no se lo van a poner fácil.

A mejor precio, el Nissan 370Z es otro de esos súper deportivos medios a los que el recién llegado tendrá hacer frente. No hay problema: disfruta de una puntera tecnología que lo convierte en un modelo tan rápido como eficaz... e incluso fácil de llevar y versátil para el día a día.

La mecánica de ésta, la segunda generación TT RS, es un nuevo 2.5 turbo de gasolina, con 5 cilindros, hecho de aluminio. Gana 60 CV frente a su antecesor, incrementa un 17% las prestaciones y libera un par máximo contundente: 480 Nm.

Como hemos podido constatar en el madrileño Circuito del Jarama, su empuje y reprís son tremendos desde casi el ralentí, con gran capacidad para girar alto de vueltas y una energía prodigiosa a medio régimen.

De sonido bronco y grave, permite al TT RS Coupé acelerar de 0 a 100 km/h en unos rapidísimos 3,7 segundos y al TT RS Roadster en 3,9; la velocidad máxima puede autolimitarse a 250 ó 280 km/h. Por su parte, el consumo se cifra en 8,2 l/100 km (Coupé) y en 8,3 l/100 km (el Roadster).

Beneficiado por la tracción total quattro mediante embrague multidisco (de gestión electrónica) y por el cambio automático S tronic de 7 velocidades, disfruta de selector Audi drive select (con mando en el volante, que también soporta el de encendido). Ofrece modificar el comportamiento de la tracción, la dirección, el cambio, el mapa del motor y las mariposas de los escapes entre modos comfort, auto, dynamic e individual.

A su vez, el tren de rodaje deportivo del nuevo TT RS incluye dirección progresiva de reglaje específico, llantas de 19 pulgadas –de 20 más ligeras en opción–, discos carbocerámicos para el eje delantero como extra... Es igualmente opcional la suspensión deportiva RS Plus con Audi magnetic ride, que permite ajustes electrónicos a través del Audi drive select.

En la práctica, el coche se agarra como una lapa, sin fisuras que valgan. De hecho, hay que hacerlo realmente mal forzando mucho la maquinaria para que "se salga del guión". Además, frena con decisión y potencia, y la electrónica de apoyo lo encorseta sin injerencias neutralizando desmanes... Sinceramente, y como decíamos al principio, es mucho más fácil de conducir de lo que invita a imaginar su poderosa potencia. Incluso de hacerlo rápido. Y sí, en carrocería coupé es hasta práctico y razonablemente cómodo para usar a diario, algo de lo que saben mucho sus 'primos' de Porsche.

Luces Matrix OLED

Por primera vez en un Audi de serie, la tecnología Matrix OLED (diodo emisor de luz orgánica) se aplica a los grupos ópticos traseros con sobrecoste (de serie aporta LED). Emite una luz muy precisa y homogénea, sin sombras ni necesidad de reflectores. Son pilotos más ligeros, eficientes... y hasta llamativos por brillantes, modernos e inéditos. El TT RS equipa faros LED delanteros y, de forma opcional, tecnología Audi Matrix LED con luces largas láser.

Como notas características de la versión más rabiosa en la oferta TT, la parrilla muestra diseño de panal de abeja y logo con la inscripción quattro en el labio inferior, hay un prominente alerón trasero fijo (opcionalmente es retráctil) y 2 salidas de escape ovaladas bien esquinadas. En los flancos no faltan faldones aerodinámicos.

Al volante (el interior rezuma una incontestable calidad) sobresale la instrumentación digital Audi virtual cockpit vista en el resto de TT. Consta de una pantalla de 12,3 pulgadas que da a elegir entre 3 vistas, una de ellas específica RS con el cuentarrevoluciones por protagonista e informaciones sobre la presión de los neumáticos, el par o las fuerzas G, entre otras. Antes de que el motor alcance su régimen de giro máximo, todo el gráfico parpadea en rojo.

Por su parte el volante, de diseño muy deportivo y base plana, es pequeño y cuenta con una gruesa y acertada empuñadura forrada en cuero (en opción es de Alcántara, ideal para una conducción deportiva); aporta levas para el cambio y mandos multifunción. Otro botón, en la consola, permite modificar la acción del escape para variar el sonido mecánico.

El equipamiento incluye MMI Navegación plus con MMI touch (con búsqueda sin texto y control de voz con reconocimiento de lenguaje natural, modulo opcional de conexión online Audi connect y punto de acceso Wi-Fi), asientos deportivos tipo báquet tapizados en piel, cinturones de seguridad con bordes rojos... El coche estrena la app Audi Sport Performance, que permite visualizar en el móvil tiempos por vuelta en circuito, velocidad, tiempos parciales, ángulo de dirección, fuerzas laterales G, régimen de giro mecánico y presión sobre el freno y el acelerador, además de la posición exacta del TT RS en la pista. El coche puede dotarse de audio Bang & Olufsen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios