Lotería Navidad

Quién y por qué canta el Gordo de la Lotería de Navidad

El ansiado momento es un privilegio exclusivo de los niños de San Ildefonso, si bien solo uno puede hacerlo

Dos niños del colegio de San Ildefonso, en el Sorteo de Navidad de 2015
Dos niños del colegio de San Ildefonso, en el Sorteo de Navidad de 2015 - EFE

Es conocido por todos, jugadores o no, que los niños del colegio de San Ildefonso son los elegidos para cantar el Sorteo de la Lotería de Navidad. Ellos y la desbordante alegría (o salud) son los grandes protagonistas de esta velada que volverá a repetirse el próximo 22 de diciembre. Si bien tienen la exclusiva, no todos darán el ansiado premio del Gordo. Es cierto que cualquier alumno del centro puede hacerlo, pero aún así deben darse algunas condiciones.

La primera y fundamental es el azar. No se sabe a ciencia cierta en qué momento saldrá la esperada bolita, como tampoco se sabe quién la cantará. A lo largo del sorteo, las probabilidades son tantas como las ganas de que concuerde con el boleto de cada uno de los participantes. Todos los niños, teóricamente, están preparados para ser el centro de atención de la mañana. Cabe decir que tampoco hay indicativo alguno para determinar si será al principio o el final.

En cualquier caso, y a pesar de ese alcance potencial, sí se sabe que no todos los niños de San Ildefonso pueden cantar el Gordo. Al menos hasta que su edad no se lo permita. Tal y como han explicado desde la dirección del colegio en ocasiones precedentes, los más pequeños están excluidos porque aún no dominan la lectura como el momento requiere. Esta consideración se remite a los críos de entre 6 y 8 años, que sí podrán hacerlo pasados unos años. Es común que, a pesar de las horas de preparación, los nervios minen al elegido. Cantar el Gordo de Navidad no es una tarea nada sencilla.

Los niños que cantaron el premio Gordo de 1906
Los niños que cantaron el premio Gordo de 1906- ABC

Otra de las preguntas recurrentes, más allá del mismo sorteo, es que por qué son los niños del colegio de Sal Ildefonso y no otros quienes pregonen los premios. Lo cierto es que no hay una base documental que certifique al cien por cien el origen, pero sí algunos apuntes que ayudan a conformar una narración más o menos fiable. La más adecuada en ese sentido es la que sitúa a estos niños cantando los premios en las plazas de las ciudades y pueblos. Este colegio, que fue un orfanato hasta la entrada de la democracia en España, estuvo presente por primera vez en un sorteo como hoy lo conocemos en 1892. Sin embargo, no fue como el actual, ya que en lugar de bolas dentro de un bombo los números aparecían en hojas de papel.

Por su tradición, que incluso se remonta al siglo XV, y por la incertidumbre que despierta, podemos decir que el Sorteo de la Lotería de Navidad está marcado por una mística especial. Sabemos que lo cantan los niños de San Ildefonso, porque la historia no permite otra cosa, pero determinar quién lo hará o cuándo es tan difícil como predecir el número ganador.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios