El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, junto al presidente de Francia. Emmanuel Macron
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, junto al presidente de Francia. Emmanuel Macron - REUTERS

Cinco momentos del «romance» entre Macron y Trump

La buena sintonía entre ambos líderes puede desaparecer después de la decisión del mandatario estadounidense de salir del acuerdo nuclear con Irán

Actualizado:

La relación entre el presidente de los Estados Unidos y el presidente de Francia ha vivido altibajos. Aquí repasamos algunos de esos momentos.

12345
  1. 25 de mayo de 2017

    Trump y Macron se dan la mano en Bruselas, en mayo de 2017
    Trump y Macron se dan la mano en Bruselas, en mayo de 2017 - AFP

    Macron ha jugado a ser un tipo duro con los tipos duros de la política internacional. También en Francia, donde su concepción de la presidencia de la República como una labor «jupiterina» suscita, en algunos, una sonrisilla malvada. Sea como sea, el primer episodio del «romance» que el mandatario francés mantiene con su homólogo estadounidense comenzó, como también sucede en las películas, con un desencuentro: el que se produjo entre ambos durante la cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas en mayo de 2017. Entonces, el inquilino del Elíseo y el de la Casa Blanca se estrecharon la mano con tanta fuerza que el gesto se pareció más una llave de kárate o a un pulso que a un saludo entre grandes líderes. Al respecto, en el «Journal du Dimanche», Macron explicó: «No fue algo inocente (...) Era una forma de demostrar que no vamos a hacer concesiones, aunque sean simbólicas».

    Hay que poner las cosas en contexto. Lo cierto es que Macron, que acababa de ser elegido para el cargo después de unas elecciones presidenciales en las que se lo había disputado, en la segunda vuelta, con la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, tenía motivos para estar molesto. Trump había manifestado su apoyo a la líder de extrema derecha durante esos comicios.

  2. 14 de julio de 2017

    AFP

    Dicen que París es la ciudad del amor, y quizá por eso, y también porque es la capital de Francia, Macron la eligió como el lugar donde escenificar su reconciliación con Trump. Así, el mandatario invitó a su homólogo al desfile militar que el 14 de julio, el día de la fiesta nacional, se celebra cada año en los Campos Elíseos. El presidente, dispuesto a hacer las paces tras el choque bruselense, quiso agradar al magnate: el 13 de julio, el día de su llegada, los dos matrimonios —Melania junto a Emmanuel y Bridigtte junto a Donald— cenaron juntos en la Torre Eiffel, disfrutando de las vistas que el restaurante les brindaba.

    Al día siguiente, ambos presidieron el desfile de los Campos Elíseos, donde se produjo uno de esos momentos que hacen las delicias de los usuarios de las redes sociales: una banda, formada por militares, versionó canciones del grupo tecno «Daft Punk» —¿quién no se sabe «One More Time»?— con tubas, tambores y trompetas. Macron, de la risa, se mordía el labio; Trump fruncía el ceño, sin inmutarse. Luego, más serio, el presidente de Francia, en su discurso, recordó la trilogía republica de «Libertad, Igualdad, Fraternidad»: «En este 14 de julio, celebramos Francia. Celebramos lo que nos une. Celebramos este gusto por la independencia que llamamos Libertad. Esta ambición de dar a cada uno su oportunidad, que llamamos Igualdad. Esta determinación a no dejar a nadie en el camino, que llamamos Fraternidad (...) La historia de Francia no comenzó el 14 de julio de 1789, pero ese día el pueblo mostró los ideales que quería seguir (...) Hemos encontrado también aliados seguros, amigos, que han venido en nuestra ayuda. Los Estados Unidos de América son uno de ellos. Por eso, nada nos separará nunca. La presencia hoy a mi lado del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y de su esposa, es el signo de una amistad que atraviesa el tiempo».

    Como anécdota, y como recuerda de forma oportuna el historiador Peter McPhee en su biografía sobre Robespierre, no está de más señalar que una de las causas de la Revolución Francesa fue el mal estado económico que atravesaba el Reino los años previos a su estallido. El gasto provocado por apoyar a los rebeldes de las 13 colonias durante su Guerra de la Independencia contra Reino Unido fue una de las causas de esa pésima situación. De hecho, Luis XVI convocó la reunión de los Estados Generales para tratar de subsanarla. El resultado, claro, no fue muy bueno para él.

  3. 23 de abril de 2018

    AFP

    Francia participó junto a Estados Unidos y el Reino Unido en el bombardeo de castigo contra el régimen de Al Assad por el uso de armas químicas en Siria. Días más tarde, Macron se desplazó a Mont Vernon, Virginia, a la residencia de George Washington, para encontrarse con Trump. Ambos líderes parecían esforzarse en reproducir la amistad que el marqués de La Fayette —un noble francés que luchó en la Guerra de la Independencia y que luego participó en la Revolución Francesa hasta que la Revolución tuvo un viraje sangriento— mantenía con el primer presidente estadounidense. Los días siguiente, los gestos de complicidad entre ambos —las palmaditas en la espalda, los abrazos, hasta estrecharse la mano— llamaron la atención por su efusividad. Quizá, como el cariño que dos amantes se profesan antes de decirse adiós, todo ese ceremonial intentaba ahuyentar el fantasma de la previsible discordia por el pacto iraní. En 2015, cuando ninguno de los dos ostentaba todavía su cargo, Alemania, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Estados Unidos habían un acuerdo con la República Islámica para limitar su programa nuclear. Trump lo había criticado con dureza.

  4. 8 de mayo de 2018

    AFP

    Trump compareció en la Casa Blanca para anunciar que retiraba a Estados Unidos del pacto nuclear con Irán el martes. La tarde fue trepidante, con informaciones contradictorias: según contó «The New York Times», y a continuación desmintieron la Casa Blanca y el Elíseo, el magnate comunicó a Macron, horas antes de hacerla pública, su decisión de romper con el acuerdo alcanzado por su predecesor Obama en 2015. Fuera verdad o no, lo cierto es que el anuncio no sentó nada bien en París, como tampoco en el resto de países signatarios con el acuerdo. El francés ha calificado la decisión de su homólogo de «error» y ha anunciado que intentará encontrar un acuerdo «más amplio» con la República Islámica. Arabia Saudí e Israel, enemigas de Teherán en la región, sí aplaudieron la medida.

    El idilio entre Macron y Trump corre peligro.

  5. ¿El final?

    EFE

    Tal vez, Macron se equivocó. Quizá no quiso darse cuenta de que las cosas que le unen a Trump no son suficientes para consolidar una buena relación entre ambos. Además de las diferencias por el acuerdo nuclear con Irán, el presidente francés también difiere con su homólogo en la cuestión del cambio climático. El magnate abandonó el año pasado el Acuerdo de París, una decisión que criticó con fuerza el mandatario galo durante a su visita a los Estados Unidos del mes pasado, en concreto durante su intervención en el Congreso.