Internacional

China lanza su sexta misión espacial tripulada

A bordo de la nave Shenzhou-11, dos astronautas se acoplarán al laboratorio Tiangong-2, donde pasarán un mes haciendo experimentos y probando la habitabilidad de su futura estación espacial

Con dos astronautas a bordo, China ha lanzado este lunes una nueva misión espacial tripulada, la sexta ya desde que puso su primer hombre en órbita en 2003. A las 7:30 de la mañana (1:30 de la madrugada, hora peninsular española), la nave Shenzhou-11 despegó del Centro de Lanzamiento de Satélites de Jiuquan, en la provincia noroccidental de Gansú. Propulsada por un cohete Larga Marcha 2F, del que se iban desprendiendo sus depósitos de combustible a medida que ascendía en el cielo, salió en pocos minutos de la atmósfera, según mostraban las imágenes emitidas en directo por la televisión estatal CCTV.

En el interior de la nave, los astronautas Jing Haipeng y Chen Dong se estrechaban las manos mientras los técnicos de la sala de control prorrumpían en un sonoro aplauso tras confirmar el éxito del lanzamiento. Dentro de dos días, los «taikonautas», como se denomina en mandarín a los cosmonautas, se acoplarán al laboratorio espacial Tiangong-2 (Palacio Celestial 2), puesto en órbita a mediados de septiembre. En la misión más larga desplegada por China hasta ahora, los dos astronautas se pasarán un mes entero haciendo unos 40 experimentos científicos en el laboratorio espacial. Entre ellos destacan varias pruebas de medicina aeroespacial, física y biología, así como la puesta en marcha de un reloj atómico que pasa por ser el más preciso del mundo porque solo se retrasa un segundo cada mil millones de años.

Su objetivo, además, consiste en probar su habitabilidad como primer paso a la estación espacial que China quiere construir entre 2018 y 2022. En abril del próximo año, la primera nave de transporte china, Tianzhou 1, se acoplará con el laboratorio espacial para almacenar combustible y otros suministros. A partir de 2018, China quiere poner en órbita el módulo principal de su estación espacial, que pesará 20 toneladas y cuya sala de mandos será igual a la del Palacio Celestial 2. Una vez terminada, dicha estación con forma de T estará compuesta por tres módulos orbitales, dos paneles solares de 30 metros a modo de alas y dos brazos robóticos. A ella podrá acoplarse un telescopio espacial con la misma resolución que el famoso Hubble, pero con un campo de visión 300 veces mayor. Hacia 2022, su estructura será ampliada con otros dos módulos para experimentos científicos, lo que permitirá que entre tres y seis cosmonautas puedan permanecer en la estación hasta medio año.

Desde que China lanzó a su primer hombre al espacio en 2003, ha llevado a cabo seis misiones tripuladas e incluso ha posado un vehículo sobre la Luna, adonde quiere enviar el próximo año otra sonda que recoja muestras y regrese a la Tierra. Disputándole la conquista del espacio a Estados Unidos y Rusia, China quiere llevar a sus astronautas a la Luna a partir de 2020 y enviar también una sonda a Marte.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios