Vida sana

Trucos para frenar la caída del pelo

Con sencillos gestos podrás evitar que el cepillo se quede con tu cabello

Trucos para frenar la caída del pelo

El otoño es una época del año que, según los expertos en la materia, produce cierta sensibilidad por los cambios físicos que produce en el organismo, así como en el estado emocional. El cabello también sufre estas modificaciones, normalmente con una mayor caída entre otras causas por el cambio en el ritmo de vida o los cambios en las dietas, en algunos casos muy drásticos.

Según un estudio realizado por Svenson a una muestra de 1.000 personas, el 82% de los encuestados cree que la caída del pelo puede afectar a su ánimo, incluso causar ansiedad al 24% de ellos.

Según la psicóloga Ángela Sáez, «el cabello, junto con el rostro y el cuerpo, es un rasgo fundamental de la identidad, y cualquier alteración, caída o deterioro tiene un impacto físico y psicológico. En muchos casos, si el cambio no es aceptado por la persona, deriva en alteraciones emocionales».

Son las mujeres a las que más les afectan los problemas capilares: un 75% de las entrevistadas reconoce que repercute en su autoestima y le causa ansiedad, siendo el ámbito sentimental donde más les influye. «Existen creencias disfuncionales en relación a la pérdida de atractivo y feminidad», manifiesta Sáez. Por otro lado, los hombres muestran una menor preocupación al respecto, siendo el 40% quien ve condicionado su estado emocional en relación al estado de su cabello.

Según María Baras, estilista de Pantene, realizar un ritual diario de lavado y peinado sin miedo a que se rompa el cabello o se caiga, es posible. Asegura que son muchas las mujeres que ven cómo su cabello se queda en el cepillo cada día. «Esto crea mucha frustración en ellas y les impide en ocasiones hacerse el peinado que querían. Con un sencillo ritual de cuidado, podemos conseguir reducir la caída y hacer el peinado que queremos sin miedo».

Esta especialista explica que hay una serie de trucos para que el cabello que no se caiga:

1. No frotes el cabello. Durante el lavado del cabello es importante no frotar el cabello. La fricción causa daños en la estructura de las fibras. Realiza un suave masaje para aplicar el champú sin frotar el cabello.

2. Lavar los daños. Además, durante el lavado del cabello el agua puede causar daños oxidativos. El uso de un champú que los evite es fundamental para que el cabello no se rompa y posteriormente se caiga.

3. El pelo húmedo: el más frágil. El pelo es más delicado cuando está húmedo por lo que es necesario evitar realizar ciertas acciones que perjudican al pelo a veces sin darnos cuenta: cepillados agresivos, enroscarlo en la toalla o secarlo a altas temperaturas.

4. Cuidado con el cepillado. El cepillado juega un papel fundamental en la caída del cabello. Muchas veces con el cepillado rompemos las fibras, que ya se encuentran débiles. Recuerda desenredar primero las puntas y a continuación el resto del cabello de forma suave.

5. Ayudando al cabello a ser más fuerte. Los tratamientos fortificantes son fundamentales para todas las mujeres que tienen el cabello débil o con tendencia a caerse. Siempre son recomendables porque son ligeros, fáciles de aplicar y con resultados inmediatos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios