Familia

Cómo se determina que los niños no paguen entrada

Museos, medios de transporte, actividades deportivas... cuentan con tarifas distintas según la edad del menor

Cómo se determina que los niños no paguen entrada

Recientemente unos padres se sintieron indignados cuando fueron a disfrutar de una tarde de fútbol en el estadio Ciudad de Lucena (Córdoba) y se vieron obligados a pagar 10 euros en una entrada para su bebé de tan solo dos meses. El mismo precio que la de un adulto.

¿Por qué en algunas empresas se cobra tarifa a los niños y en otras no? ¿Cómo se determina que el uso de determinados servicios sean gratuitos para los menores o tengan descuento según su edad?

Según Olatz Alberdi, socia de Aba Abogadas, no existe una ley o regulación que determine expresamente las tarifas que debe cobrar cada organismo. Se trata de una decisión que depende de la propia entidad que gestiona el establecimiento o servicio. Para ello se emplean criterios en función del presupuesto, del coste del mantenimiento de las instalaciones, de su seguridad...».

Fuentes del Consejo Superior de Deportes explican que el deporte es una competencia delegada a las autonomías y que no depende de ellos el fijar un determinado precio según las edades del niño. «Cada ayuntamiento tiene libertad absoluta para establecer el precio en sus instalaciones en función del presupuesto que tengan destinado para su mantenimiento. Se regula por reglamento, no por ley», especifican desde esa institución.

Matizan que no hay que pasar por alto que «un menor en un espectáculo deportivo forma parte del aforo y, por ello, hay una responsabilidad civil subsidiaria. Es una persona, tenga la edad que tenga, y sujeto de Derecho»

En otro tipo de organizaciones como Renfe, los niños menores de 14 años que ocupen plaza tienen un descuento del 40% y los menores de 4 años que compartan plaza con un pasajero viajarán gratis en el caso de hacerlo en AVE, larga distancia, Avant y media distancia convencional. Si se trata de cercanías, hasta dos niños menores de seis años podrán viajar gratuitamente. «Nuestra tarifa se denomina general flexible —aseguran desde esta compañía—. Es decir sobre ellas se hacen los descuentos que no son acumulables, salvo en el caso de las familias numerosas. Lo que ocurre es que contamos con promos (ofertas limitadas) que en ocasiones son más interesantes de coger más que los descuentos en los niños.

En los diferentes teatros españoles las tarifas varían. En en Teatro La Latina y en el Bellas Artes de Madrid, se determina que los niños menores de dos años «no pagan entrada porque consideramos que hasta esa edad pueden estar sentados sobre sus padres y no ocupar asiento. Es una decisión nuestra particular», aseguran los gestores desde estas dos compañías.

En el caso del Museo Thyssen, los niños no pagan entrada hasta que no cumplen doce años. «Es una medida de gratuidad pionera que implantamos hace ya 25 años, cuando se creo este museo —apunta Manuela Martín, jefa de Administración del Thyssen—. El director gerente tiene autonomía para determinar este tipo de medidas que son autorizadas por el Patronato. Somos una fundación que dependemos del Ministerio de Cultura y creemos que hasta los doce años es una edad muy buena para facilitar el acceso de los menores a la cultura y que, a partir de esa edad, puedan continuar su formación en las artes en las escuela». Explica también que es una medida que beneficia mucho la visitas de grupo de colegios.

Para las familias este museo cuentan con una tarifa reducida a 8 euros la entrada. «Con ella se da acceso a visitas guiadas muy amenas y adaptadas a este público menor, al que se le ofrece, además, la posibilidad de participar en talleres donde realizan obras que se pueden llevar posteriormente a su casa».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios