Estilo

¿Cómo debo limpiar todo al salir de la playa para que no quede ni rastro de arena?

Lleva bolsas de basura para meter las toallas, protege los dispositivos electrónicos y mételos en un neceser de plástico, cubre los asientos de tu coche con toallas

Para mantener tus objetos libres de arena conviene reservar alguna mochila o bolso que solo vayas a utilizar para acudir a la playa
Para mantener tus objetos libres de arena conviene reservar alguna mochila o bolso que solo vayas a utilizar para acudir a la playa - David Franklin
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo

Pasar un día de verano en la playa es un buen plan: puedes divertirte, relajarte y, sobre todo, desconectar. Sin embargo, una jornada playera también tiene sus contras: la arena puede meterse en tu mochila, entrar en contacto con tu móvil y objetos más delicados, así como llenar el suelo de tu coche.

Para evitarlo, lo mejor es ir preparado de antemano. Llevar bolsas de basura para meter la toalla sobre la que te has tumbado o toallitas húmedas para limpiar objetos que se hayan manchado de arena puede resultar muy útil. Reserva alguna mochila o bolso que solo vayas a utilizar para acudir a la playa. Protege los dispositivos electrónicos y demás artículos sensibles, mételos en una bolsa o neceser de plástico y sácalos solo cuando sea necesario.

Una vez que decidas volver a casa, toma algunas precauciones para evitar arrastrar arena contigo. Limpia lo mejor posible las sillas y las sombrillas, así como la superficie de tu bolsa o mochila; sacude bien las toallas y la ropa que lleves. Mete las toallas y otros objetos que puedan contener arena en bolsas de basura. No olvides lavar tus pies y tus chanclas bajo chorros y fuentes de agua destinados precisamente a ello, o bien, ayúdate de una toalla. No te dejes la parte trasera de las piernas ni los talones.

Es recomendable guardar las sillas, sombrillas, colchonetas, juguetes y demás objetos de playa en un lugar concreto y apartado de la casa: el cobertizo, el garaje o el trastero pueden ser una buena opción. Si el lugar elegido es un patio, podrás además lavar los artículos con una manguera y deshacerte de todo rastro de arena.

Es conveniente dejar en una cesta lo antes posible los bañadores y la ropa que hayas llevado durante la jornada, listos para la colada. A la hora de lavar las toallas es recomendable seguir las instrucciones que vienen en la etiqueta: en la mayoría de los casos se aconsejará un detergente suave y un programa corto en frío; son prendas que se lavan de forma diaria y pueden desgastarse con facilidad. Si además quieres conservar el color, puedes añadir un chorro de vinagre en el aclarado. Para secar tanto las toallas como los bañadores, es mejor hacerlo en un tendedero, cuando hace viento y a la sombra.

Protege tu coche

Antes de salir con destino a la playa, cubre los asientos con toallas: retendrán cualquier partícula de arena de la que no hayas conseguido deshacerte tras tu estancia junto al mar y protegerán el automóvil de la humedad de los bañadores. Si vas con niños, puedes, además, reservar parte del espacio del maletero a una caja en la que meter cubos, palas y rastrillos —aunque ya los hayas lavado antes en el mar—. También puedes llevar una garrafa o botella grande de agua y usar su contenio para eliminar los restos de arena de la suela de los zapatos antes de arrancar.

Más tarde, podrás deshacerte de los molestos granos de arena que hayan quedado en tu coche con la ayuda de una aspiradora. Es mejor no limpiar la arena con trapo y agua, ya que de esa manera lo único que lograrás es que se peguen más.

Toda la actualidad en portada

comentarios