¿Cómo hacer ejercicio en la playa en verano?

Realizar deportes acuáticos es la mejor alternativa para el verano

MadridActualizado:

El hábito, el miedo a ganar unos kilos de más o el disfrute del tiempo libre empujan a muchos, en verano, a practicar deporte. El ejercicio físico, siempre sano, es una buena idea, pero en estos meses es aconsejable tomar ciertas precauciones cuando se vaya a realizar: evitar las horas de máximo calor del día, mantener el cuerpo bien hidratado o proteger la piel con crema solar son algunas de ellas, aunque todo depende del destino que se escoja para descansar.

Si el lugar de veraneo está próximo a la costa, practicar deporte en la playa puede ser una buena opción: la natación y otras actividades físicas en el agua evitan que la temperatura del cuerpo aumente tanto como, por ejemplo, al correr. Sin embargo, si el destino escogido está en una zona de montaña, con temperaturas más bajas, se puede conceder una oportunidad al senderismo, ejercicio con el que se disfruta, además, del paisaje. Consultar la página web del ayuntamiento o de la oficina de turismo de la localidad que se visite permitirá conocer las rutas disponibles.

Dicho esto, y con independencia del lugar de veraneo, hay ciertas precauciones que un deportista nunca debe olvidar. La crema solar y elegir la ropa apropiada son dos de ellas. También llevar agua o bebidas isotónicas. Una de las peores amenazas a la que se enfrenta quien realiza ejercicio físico es la insolación o, más grave aún, el golpe de calor. En el primer caso, lo más aconsejable es hidratarse y darse una ducha con agua templada; en el segundo, acudir cuanto antes a un centro médico.

Para ello:

- Mantener el cuerpo bien hidratado con agua o bebidas isotónicas que nos ayudarán a reponer líquidos y minerales esenciales.

- Evitar las horas de máximo calor del día, por lo general de 11 de la mañana hasta las 18 de la tarde.

- Evitar realizar comidas muy copiosas antes.

- Si vamos a pasar mucho tiempo practicando deporte al aire libre es importante llevar un protector solar para reponerlo cada cierto tiempo, ya que el sudor hace que lo perdamos antes.

- Proteger la cabeza del sol. Para ello debemos utilizar un gorro para evitar sobrecalentar la cabeza.

- Utilizar prendas cómodas que nos permitan traspirar la piel y que no acumulen humedad, sino que ayuden a que se evapore.

- Realizar deportes acuáticos es la mejor alternativa para el verano.