Madrid

Las restricciones al aparcamiento que planea Carmena para fuera de la M-30

El Ayuntamiento presenta su plan para fomentar el uso del vehículo compartido; reservará plazas de parking en la periferia

Un agente de movilidad ordena el tráfico
Un agente de movilidad ordena el tráfico - JAIME GARCÍA

El Ayuntamiento de Madrid ha declarado la guerra al uso individual del vehículo privado. En su plan para que los madrileños compartan coche y trayecto con sus convecinos, el equipo de Gobierno de Manuela Carmena ha vuelto a poner sobre la mesa la polémica de extender la regulación del aparcamiento de «forma experimental» a la periferia de Madrid. No se trata de parquímetros sino de un «nuevo sistema» para regular el estacionamiento en «puntos calientes» de fuera de la M-30 en «función de criterios de alta ocupación de vehículos (es decir, tres o más ocupantes)». La idea de Ahora Madrid podría materializarse en los próximos cuatro años dentro de los proyectos que Medio Ambiente quiere desarrollar en el plan europeo Civitas Eccentric, cuya reunión de lanzamiento acogió ayer el Palacio de Cibeles.

Aunque aún no han concretado los «puntos» en los que podría implantarse la reserva de plazas, el Área explicó ayer que harán pruebas en zonas de «alta demanda de espacio para aparcar, como pueden ser centros de salud, campus universitarios o zonas complicadas como el Distrito C».

La iniciativa, financiada con fondos de la Unión Europea, cuenta con un presupuesto de 4,9 millones de euros que se dedicarán en parte a la regulación del aparcamiento –concretamente 170.937 euros más 112.000 euros en equipamientos–. Esta idea, «sin coste económico alguno para conductores», está recogida en uno de los once puntos que Madrid se ha comprometido a desarrollar hasta septiembre de 2020.

Madrid es precisamente el encargado de coordinar el proyecto Civitas Eccentric –dotado globalmente con 17,5 millones de euros e integrado por otras cuatro ciudades: Munich (Alemania), Ruse (Bulgaria), Estocolmo (Suecia) y Turku (Finlandia)–. El objetivo es extender las medidas de movilidad sostenible del centro de las urbes a los entornos suburbanos, «tantas veces olvidados», explicó la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés. Con ello, las cinco ciudades pretenden alcanzar los objetivos del Libro Blanco del Transporte en términos de calidad del aire, uso de energía y emisiones de CO2, accidentes de tráfico e impulso de vehículos limpios. Un segundo desafío es sentar las bases para una distribución urbana libre de dióxido de carbono (CO2) en 2030.

El anuncio se produce después de que, el pasado mes de agosto, el Ayuntamiento se desdijera de sus planes para mejorar la movilidad y los niveles de contaminación en la capital, negando que fuera a ampliar el horario del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) y extenderlo fuera de la M-30. «Se trata de una medida para mejorar la gestión del aparcamiento en zonas periféricas donde, en principio, no estaría justificada la implantación del SER, pero que tienen un problema serio de ocupación por vehículos», concretó a ABC el responsable municipal del proyecto, Juan Azcárate.

Vallecas, «laboratorio»

Los proyectos serán implementados fundamentalmente en Puente y Villa de Vallecas que actuarán como «laboratorio», explicó el técnico. Entre las once medidas en las que trabaja el Ayuntamiento está también mejorar la rapidez del transporte público con «carriles bus rápidos». «Sería una especie de Bus VAO dentro de la ciudad», apunta Azcárate.

Otras tienen un carácter eminentemente tecnológico, como pueden ser las enfocadas a los autobuses eléctricos –«se está valorando si con pantógrafo o mediante un sistema de inducción», comenta– o la creación de un vehículo de carga y descarga adaptado a las características de Madrid, cero emisiones y de más de cinco toneladas. La empresa Avia ya trabaja en un prototipo para el Ayuntamiento. Asociada a esta medida está la creación de un «centro de consolidación» –que podría instalarse en Mercamadrid o el Centro de Transportes de Madrid– que sirva de base logística para mercancías.

También pretenden desarrollar una APP que facilite la movilidad intermodal entre todos los medios de transporte público. Por último, los proyectos de Civitas Eccentric se centran asimismo en la seguridad para peatones, «sobre todo para los colectivos más vulnerables», y en la extensión del uso de la bicicleta como forma eficiente de transporte «también en la periferia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios