Ángel Luis V. (izq.) y su víctima
Ángel Luis V. (izq.) y su víctima - ABC

El guardia civil que mató a tiros a un marroquí se negó a pasar un examen psicológico: «Estaba cansado»

Esta prueba es clave para esclarecer si el acusado actuó enajenado o bajo un brote psicótico, como sostiene su defensa

MadridActualizado:

El agente de la Guardia Civil detenido por matar a tiros a un marroquí en la A-3 se negó a pasar un examen psicológico que pudiera analizar su estado mental, a pesar de que la fiscal pidió expresamente que se realizara dicha prueba el día de su detención. Así lo ha manifestado la representante del Ministerio Público en la jornada del juicio que se celebra ante la Audiencia Provincial de Madrid, con jurado popular, contra Ángel Luis V., para el que piden 21 años de prisión por un delito de asesinato y quien ha defendido que tiroteó a la víctima al pensar que era un terrorista.

Una perito que trató al acusado el día de los hechos, el 25 de abril de 2016, ha confirmado la versión dada en la sesión anterior del juicio por dos técnicos sanitarios, explicando que el agente se encontraba orientado en tiempo y espacio y contestaba de forma coherente a todas las preguntas que le hacían. Sin embargo, todos han aclarado que las pruebas realizadas no pueden certificar el estado mental del detenido, ya que para ello se precisa de un examen más específico que la fiscal pidió de manera expresa. Si no lo hizo, explicó, es porque el detenido dijo que «estaba cansado».

Este análisis sobre las facultades mentales del acusado no se realizó hasta pasados dos meses de su detención, cuando fue reconocido por un psiquiatra privado que contrató su defensa, además de otra entrevista que se realizó seis meses después por parte de un técnico psiquiatra requerido por los juzgados de Plaza Castilla.

Clave en el caso

Los informes psicológicos que sí pueden realizar una valoración psicopatológica del acusado y detectar un posible delirio o brote psicótico que situara al acusado fuera de la realidad son claves en este caso, han expresado a Efe fuentes jurídicas. Dicha valoración es importante porque la defensa alega que su representado cometió un delito de homicidio con eximente por brote psicótico, al pensar que su víctima iba a cometer un atentado terrorista, y sin embargo la Fiscalía y las acusaciones defienden que se trata de un delito de asesinato con un atenuante leve por enajenación.

También declararon los peritos que realizaron la prueba de alcohol y drogas al acusado, quienes han ratificado que el acusado consumió hachís antes de los hechos y los médicos forenses que analizaron las lesiones de la víctima, que han corroborado que esta no presentó ninguna oposición ni enfrentamiento ante el ataque de Ángel Luis. El juicio continuará este martes con la presentación de más pruebas periciales, entre ellas los informes psiquiátricos que se realizaron después de las entrevistas con el agente.