A la izquierda el acusado, Ángel Luis V. J.; a la derecha, su víctima
A la izquierda el acusado, Ángel Luis V. J.; a la derecha, su víctima - ABC
Audiencia Provincial de Madrid

Habla el guardia civil que remató de un tiro en la sien a un marroquí en la A-3: «Invocó a Alá y le disparé»

Ángel Luis V. J., testificó en la segunda sesión del juicio por un delito de asesinato, hechos por los que la Fiscalía pide 21 años de prisión

MADRIDActualizado:

El guardia civil que el 25 de abril de 2016 mató a tiros a un ciudadano marroquí en la A-3 declaró ayer en el juicio que cuando vio a la víctima en su coche «sabía que era un terrorista», por lo que trató de detenerle disparándole pero que no hasta que «invocó a Alá» cuando «instintivamente» le ejecutó. Ángel Luis V. J., testificó en la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid por un delito de asesinato, hechos por los que la Fiscalía pide 21 años de prisión.

El acusado, que dijo recordar aquel episodio como «una pesadilla», juró que «en ningún momento quise matarle» y que «no se inventa nada» pero que salió de su casa con un machete y su arma cargada «porque le daba seguridad». «Algo me decía que tenia que estar preparado para algo que iba a suceder muy grave», añadió. Explicó que cuando conducía por la A-3 con la intención de ir a un pueblo de Cuenca a recoger a sus padres vio un coche que le «mosqueó un montón» y que su conductor «sabía que era un terrorista» por «sus rasgos árabes».

Le preocupó que el coche iba lleno de bultos -cuando en realidad iba casi vacío- y fue entonces cuando «los vehículos se rozaron de manera accidental y fortuita», pero sin llegar a embestirle, y le disparó dos veces para que parase. «Lo tenia que detener, esa era la alarma que tenia en la cabeza», aseguró el procesado. Inmediatamente, siempre según su versión, la víctima salió huyendo del coche y el acusado le gritó «guardia civil, alto», pero como no se paraba se tiró de su vehículo en marcha «para detenerle» y le disparó tres veces en las piernas desde unos 50 metros.

Reconoció que «no le vio armado» pero que «intuía» que podía llevar algo debajo, como un chaleco explosivo, porque tenía un abrigo muy grande y abultado. Como la víctima seguía corriendo, le volvió a disparar nuevamente ya que creía que no le alcanzaba, si bien ha negado que hiciera 14 disparos. «No puede ser, no disparé sin cesar», precisó.

La víctima se frenó y él disparó de nuevo porque se abalanzó sobre él, pero ha jurado que «en ningún momento» quiso matarle. Lo tiró al suelo para inmovilizarle, le tumbó y luego le puso de rodillas. «Me daba miedo hasta tocarle», agregó el guardia civil, que admitió que no le cacheo cuando estaba tumbado. Unos segundos después se produjo el fatal desenlace. «Empezó a invocar a Allah, se echó para atrás, bajó la manos... estaba convencido de que íbamos a volar por los aires. Pensé 'reventamos aquí' y fue cuando hice el fatídico disparo, de forma instintiva», subrayó el agente. Enseguida llamó a sus compañeros y al 062, convencido de que había evitado un posible atentado.

El acusado aseguró que en aquella época «veía peligros por todos los lados» y como «no podía salir de servicio en esas condiciones» acudió al médico para que le diera una baja médica por lumbalgia aunque él se encontraba «muy mal psicológicamente» debido a la muerte de su hermano, la ruptura con su pareja y unas secuelas por un tumor. Por ello comenzó a consumir bastante hachís y cocaína. «No sabía qué me pasaba pero no quería que me quitaran el arma porque estábamos en alerta 4», señaló el procesado para explicar por qué pidió la baja por lumbalgia y no por problemas psicológicos, pues le hubieran quitado el arma reglamentaria.

Manifestió que su trabajo pasaba por velar por la seguridad en un escenario antiterrorista pero que ahora sabe que ha matado a «una persona inocente». «Lo sé ahora pero en aquel momento no. Me arrepiento muchísimo, si me pudiera cambiar por él, no le quepa duda», remarcó. «Pagare lo que tenga que pagar», concluyó.