Juan Soto - El garabato del torreón

El voto del escarmentado Juan Soto

No hay nada como censar a los electores en un municipio mangoneado por En Marea para vacunarlos de por vida

- Actualizado: Guardado en: Galicia

Un dato curioso: ni en La Coruña, ni en Ferrol, ni en Santiago de Compostela las candidaturas de En Marea fueron, ni de lejos, las más votadas. Quizá algo tenga que ver en tanta desolación el hecho de que esas tres ciudades padecen los efectos del populismo asentado en los respectivos consistorios. El alcalde de Ferrol se refugia bajo el marbete de Ferrol en Común; el de La Coruña, en el de Marea Atlántica, y el de Santiago de Compostela en el de Compostela Aberta.

A los electores no hay nada como censarlos en un municipio mangoneado por los de En Marea o sus confluencias para dejarlos vacunados de por vida contra los vendedores de humo.

En Santiago de Compostela la actuación más destacada de su actual alcalde en el año y medio que lleva en el cargo consistió en mostrarse contrario a la Ofrenda al Apóstol, alegando para ello que se trata de una tradición católica, monárquica y española, o sea una especie de versión de la peste negra por partida triple. No le hable usted de tapar un bache, ni de ordenar el tráfico, ni de crear empleo, ni de atraer más turistas, ni del alumbrado público, ni del servicio de aguas: el único problema es Santiago el Mayor, ya sea en icono apostólico, peregrino o matamoros. En los comicios del 25-S, en la ciudad de Compostela el PP obtuvo 24.103 votos y En Marea, 10.845. El que sepa restar, que reste.

En La Coruña y en Ferrol, otro tanto de lo mismo. Entre la ofrenda a la Virgen del Rosario y la bandera española ondeando en el cuartel del Tercio Norte de Infantería de Marina no hay manera de ocuparse de otra cosa. Lástima que los ciudadanos no sepan apreciar los esfuerzos de los alcaldes Ferreiro y Suárez y que les paguen con la amarga moneda de la desafección. En la ciudad de La Coruña: el PP, 54.109 votos; En Marea, 29.707. En la ciudad de Ferrol: el PP, 15.414 votos; En Marea, 8.177.

Como la aritmética es inapelable, siempre nos queda el recurso de echar la culpa a los votantes: unos pobres ignorantes, como dice Fernán Vello, uno de los más importantes poetas de Cospeito. «¡Así nos pagan estes cabróns os

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios