El acusado se valía de esta red social para contactar con menores
El acusado se valía de esta red social para contactar con menores - ABC

Se hace pasar por mujer en Instagram para lograr fotos de menores desnudas y extorsionarlas

Este vecino de La Coruña se enfrenta a nueve años de prisión por un delito de pornografía infantil

SantiagoActualizado:

A través de la red social Instagram y haciéndose pasar por una mujer, un vecino de La Coruña contactó en agosto del año 2015 y hasta septiembre de 2016 con una menor a la que engañó para que le enviase fotografías en las que aparecía desnuda. Según el escrito de acusación del fiscal al que ha tenido acceso ABC, el hombre -que se enfrenta a nueve años de prisión por los delitos de pornografía infantil y abuso sexual- se valió de estas imágenes para extorsionar a la menor, a la que amenazó con enviar esas imágenes a su madre y amigos si no accedía a sus peticiones. Así lo recoge una de las conversacion mantenidas entre el procesado y la víctima, en la que él revela sus verdaderas intenciones:

Acusado: Entonces es un si?

Menor: Ya veré

Acusado: Necesito un si o un no

Menor: Me tengo que ir, chao

Acusado: Para decírselo o no

Menor: Después me dejarás?

Acusado: Si

Menor: Y quien es el otro

Acusado: y que aréis? Porque es lo mas importante

Menor: Que es lo que quieres?

Y eso, que me tengo que ir

Acusado: Todo

Menor: Que es todo?

Acusado: Chupar y lo otro

Menor: ya hablaremos que me tengo que ir

Acusado: No confimas que aréis?

Menor: Me tengo que ir

Ante los hechos denunciados, el fiscal del caso afirma que el acusado actuó «guiado por un ánimo libidinoso y con el propósito de satisfacción sexual». Además, desde el Ministerio Público recalcan que el hombre cuenta con antecedentes penales computables a efectos de reincidencia. En concreto, dos delitos consumados de abusos sexuales a menores de 16 años y otro en grado de tentativa por los que fue condenado en Tarragona. El juicio tendrá lugar este jueves en la Audiencia provincial de La Coruña, donde el acusado se enfrenta a una petición de nueve años de prisión y diez años de libertad vigilada.