Galicia

Las carreteras gallegas se cobran ya once muertos más que en 2015

Piden precaución ante un mes de diciembre con puentes y fiestas que disparan el riesgo

El delegado del Gobierno, el pasado lunes en un acto por las víctimas de accidentes
El delegado del Gobierno, el pasado lunes en un acto por las víctimas de accidentes - EFE

Lejos de mejorar, las estadísticas tanto de accidentes de tráfico como, sobre todo, de víctimas mortales han empeorado en los últimos meses. Desde enero han fallecido en las carreteras de la Comunidad 92 personas, once más que en el mismo periodo de 2015. Las autoridades temen que a final de año la cifra pueda empeorar, puesto que en los casi cuarenta días restantes se combinan puentes y fiestas navideñas, jornadas en las que el riesgo aumenta debido al número de desplazamientos y a las condiciones meteorológicas. Por este motivo, el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva, aprovechó ayer la conmemoración del Día Mundial de Recuerdo de las Víctimas Mortales para hacer un llamamiento a la prudencia y la responsabilidad.

En un acto celebrado frente a la Jefatura Provincial de Tráfico de La Coruña, Villanueva señaló que «si no trabajamos todos, esto no se va a reducir. Vamos bastante peor que en 2015, pero esperamos que estas cifras se reconduzcan», según recoge Ep. El delegado gubernamental, entre otras medidas, pidió a los conductores revisar las condiciones técnicas de los vehículosy a los peatones usar dispositivos reflectantes si caminan por los arcenes.

«Este día nos sirve para atraer la atención de la sociedad sobre las consecuencias y los costes de los siniestros de tráfico y las medidas de prevención que deben tomarse. También permite recordar a los gobiernos y a la sociedad la responsabilidad que tenemos en cuanto a la seguridad de las carreteras», expuso Villanueva en su discurso.

A lo largo de 2015, un 30 por ciento de los fallecidos en siniestros de tráfico en la región había bebido. Además, en un 10 por ciento se encontró presencia de droga. Precisamente, en la noche del domingo un hombre de 43 años ebrio al volante tuvo que ser detenido en Vigo tras provocar un accidente. La conductora de otro automóvil implicado requirió la presencia de la Policía Local, algo a lo que el varón se negaba. Los agentes procedieron a realizarle la prueba de alcoholemia, que en el primer test arrojó un resultado de 1,44 miligramos por litro de aire espirado, cuando el máximo permitido es de 0,25. La prueba de contraste pasados diez minutos no pudo ser realizada al oponerse con agresividad el conductor, motivo por el que fue arrestado acusado de un delito contra la seguridad vial.

También ayer por la mañana se produjo un nuevo fallecimiento sobre el asfalto, pero en este caso fue por causas naturales. Un hombre de 72 años, residente en la localidad orensana de A Peroxa, se salió de la vía en la N-525. La hipótesis es que sufrió una indisposición que generó el siniestro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios