El jefe de filas de la CUP, Carles Riera, en el Parlament
El jefe de filas de la CUP, Carles Riera, en el Parlament - INÉS BAUCELLS

CataluñaLa CUP critica el «autonomismo» de Torra y apuestan por retomar la vía unilateral

«Tendremos el puño cerrado si ustedes se decantan por una legislatura de gestión del autonomismo», advierte el jefe de filas de los anticapitalistas, Carles Riera

BARCELONAActualizado:

Aupada por los buenos resultados que le dan las encuestas, la CUP se ha lanzado hoy al cuello del candidato de Junts per Catalunya a la presidencia de la Generalitat, Quim Torra. «Nos quieren convencer que gestionando la autonomía se crearán las condiciones para la ruptura. ¿A quién quieren engañar?», ha espetado el jefe de filas de los anticapitalistas a sus compañeros de la bancada independentista durante el debate de investidura celebrado hoy en el Parlament.

Carles Riera -uno de los valiosos cuatro diputados que tienen la CUP en la Cámara catalana, imprescindibles para tirar adelante la investidura de Torra- no se ha mostrado nada complaciente con el candidato de Junts per Catalunya (JpC) en su intervención. El líder «cupaire» ha lamentado que, a pesar del referéndum ilegal del 1-O y la declaración de independencia del 27-O, la «República Catalana» no haya sido aplicada.

«El independentismo no ha sido capaz de materializar la República y hacerla efectiva en el control del territorio. No ha sido por falta de capacidad, sino de voluntad real de soberanismo mayoritario», ha agregado en un contundente discurso de réplica a Torra que hace dudar de las posibilidades que tiene el candidato neoconvergente de lograr el apoyo de los antisistema. No en vano, la CUP celebrará mañana un Consejo Político en Cervera (Lérida) en el que decidirá el sentido final de su voto. Si sus cuatro diputados se abstienen, Torra será elegido. Si finalmente votan «no», los 66 diputados de JpC y ERC serán insuficientes para lograr la investidura.

Enmienda general a JpC y ERC

En este contexto, toman peso las críticas que Riera ha ido lanzando al discurso reciente del independentismo. Así las cosas, la CUP ha hecho una enmienda general a la estrategia reciente de los partidos independentistas y ha apostado por dejar que sea la calle -y los Comités de Defensa de la República, que han evitado mencionar- quienes marquen los compases del secesionismo. «Proponemos hoy una estrategia mobilizadora que marque el ritmo de las instituciones», ha resumido.

Finalmente, el líder de los «cupaires» ha recordado que el sentido final de su voto lo marcarán sus bases pero ha lanzado una advertencia a sus compañeros en la bancada independentista: La CUP está dispuesta a asumir todas las consecuencias y tomar responsabilidades institucionales en caso de ruptura «real» con el Estado, si no es así, harán oposición al nuevo Govern. «Tendremos el puño cerrado si ustedes se decantan por una legislatura de gestión del autonomismo», ha concluido Riera.