El candidato de Junts per Catalunya Quim Torra, en el Parlament - ABC / Vídeo: Torra: «El cómo avanzamos hacia la república es nuestra exclusiva responsabilidad»

CataluñaQuim Torra, sin investidura y a merced de la CUP

El candidato de Junts per Catalunya no supera la primera votación del debate de investidura al no contar con la mayoría absoluta necesaria. Deberá esperar al lunes, cuando será suficiente una mayoría simple que la CUP no le asegura

BARCELONAActualizado:

Sin sorpresas. Quim Torra no ha sido elegido hoy como el nuevo presidente de la Generalitat y deberá esperar al lunes para ser investido, siempre y cuando la CUP le otorgue su confianza tras la asamblea que celebrará este domingo para definir su posición. Los anticapitalistas han arremetido hoy contra el candidato de Junts per Catalunya, quien, por su parte, se ha esforzado exhibir su fidelidad a Puigdemont y su compromiso con la «República Catalana» en un discurso en el que incluso ha interpelado al Rey Felipe VI.

La votación que ha sucedido al pleno de hoy ha acabado con 66 votos a favor del candidato propuesto por Junts per Catalunya y ERC, insuficientes para elegir en primera vuelta a Torra ante los 65 votos en contra que han vertido los diputados de Ciudadanos, el PSC, los Comunes y el PP y las cuatro abstenciones de la CUP. Será el lunes, en segunda vuelta, cuando Torra se enfrentará de nuevo a la oposición en un debate más breve en el que será suficiente una mayoría simple. Será entonces cuando los cuatro votos «cupaires» bastarán para hacer presidente a Torra.

Consciente que hoy era su puesta de largo a nivel parlamentario, Torra ha aprovechado su discurso para ponerse al servicio del expresidente cesado Carles Puigdemont y subrayar su compromiso con la «República Catalana» y el «mandato» surgido del referéndum ilegal del 1-O. «Yo hoy no debería estar aquí, quien debería estar es el presidente legítimo de Cataluña, el Muy Honorable Carles Puigdemont. A él lo deberían acompañar también todos los presos políticos y los exiliados», ha resaltado al iniciar su intervención en el pleno de investidura.

Los agravios

Torra ha centrado buena parte de su intervención -que ha leído lentamente y con aparente seguridad- en enumerar los «ataques» del Estado al autogobierno de Cataluña. Asimismo, se ha esforzado en denunciar la «arbitrariedad» de la Justicia española. Paralelamente, el candidato y nuevo hombre fuerte del independentismo ha señalado que la estrategia de los secesionistas para por ganar legitimidad en los tribunales internacionales. «Persistiremos, insistiremos y lo investiremos (al expresidente Puigdemont)», ha añadido en un discurso en el que también ha reivindicado el papel de los Comités de Defensa de la República (CDR).

Palabras al Rey

Inquieto por la poca sintonía mostrada por la CUP con su propuesta -inicialmente los antisistema aseguraron su abstención, que luego han puesto en cuarentena- Torra ha pisado el accelerador y ha mostrado su cara más radical, interpelando directamente al Jefe del Estado, el Rey Felipe VI. Para hacerlo, el candidato ha mencionado un discurso del actual monarca cuando todavía era Príncipe de Asturias en el Parlament de Cataluña. Entonces, un joven Felipe aseguró que la comunidad sería «lo que Cataluña quisiera». «Resulta majestad que hay presos políticos en este país, hay exiliados y centenares de catalanes investigados por exponer su proyecto. Majestad, así no», ha aseverado Torra recuperando la fórmula que utilizó Puigdemont para recriminar al Jefe del Estado su papel tras el 1-O.

En su intervención, Torra ha evitado referirse a medidas concretas en materias como la dependencia, la educación o la sanidad, no obstante, sí ha dedicado tiempo a explicar su intención de impulsar un «proceso constituyente» en Cataluña. «Diseñemos entre todos el país en el que queremos vivir con una visión disruptiva del régimen autonómico», ha subrayado antes de resaltar el papel que tendrá el «Espacio Libre de Europa» desde el que Puigdemont pilotará la política catalana.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, entrando en la sala de plenos del Parlament
La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, entrando en la sala de plenos del Parlament - INÉS BAUCELLS

La oposición arremete en bloque contra Torra

«Incendiario, excluyente y continuista», esos han sido algunos de los adjetivos vertidos por la oposición para referirse al discurso del candidato de Junts per Catalunya. Independientemente de la formación que se pronunciara, desde Ciudadanos hasta los Comunes, pasando por el PSC y el PP, todas las formaciones han criticado la forma y el fondo del discurso de Torra. «Hemos asistido a un discurso que parecía imposible, mucho más radical que el que habíamos escuchado nunca al señor Puigdemont. El señor Torra no hace ninguna autocrítica ni llamada al cambio de rumbo», ha advertido la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, tras escuchar al candidato.

Por su parte, el socialista Miquel Iceta ha advertido que con Torra, «el fracaso está servido» y ha criticado que el candidato apueste por «planteamientos unilaterales e ilegales que ya han fracasado». A su vez, los Comunes han lamentado que se avecina un Gobierno «débil» y desde el PP, Xavier García Albiol ha apuntado que, con su discurso, Torra ha dejado a su predecesor y mentor, Carles Puigdemont «a la altura de un aficionado».

Puigdemont, marcando los tempos

Posiciones enrocadas, escasos consensos (incluso en la bancada independentista) y una legislatura que, en caso de nacer, tiene pocas posibilidades de durar mucho: ese ha sido el resultado del pleno celebrado hoy. Asimismo, desde Alemania Puigdemont ha entrado en escena poniendo fecha de caducidad con una entrevista con el diario «La Stampa» en la que ha asegurado que si el Estado no cesa su persecución al independentismo, Torra convocará elecciones en cinco meses, el lunes, quizás, empieza la cuenta atrás.