Cataluña - Disfruta

El Liceu despide el Año Shakespeare con «Macbeth»

La ópera de Verdi abre el viernes la nueva temporada del teatro barcelonés

El montaje de este «Macbeth» corre a cargo de Christof Loy
El montaje de este «Macbeth» corre a cargo de Christof Loy - MONIKA RITTERHAUs

El Liceu levanta este viernes el telón de su nueva temporada –después de las funciones de «La flauta mágica» de comienzos de septiembre– y lo hace con «Macbeth», de Verdi, una ópera basada en la tragedia de Shakespeare, título que cierra las actividades en torno al dramaturgo inglés que el Gran Teatre ha desarrollado durante 2016 y que comenzara con «Otello», también de Verdi. Roger Guasch, director general del coliseo barcelonés comentó en rueda de Prensa que el Liceu «ha cerrado la temporada 2015-16 con equilibrio económico» y los ingresos por mecenazgo han llegado a los 6 millones de euros; «con estas cifras dibujamos el plan de viabilidad que intentará solucionar el déficit acumulado», además del mantenimiento ordinario del teatro.

Guasch también aclaró que el Gran Teatre ha conseguido del Gobierno central tres años de beneficios fiscales para los mecenas que lo apoyen, además de anunciar que la temporada pasada se alcanzó un 88,7 por ciento de ocupación, con 53 funciones agotadas mientras que los abonos se incrementaron hasta alcanzar algo más de 16.600.

Con dos repartos de lujo encabezados por Ludovic Tézier y Martina Serafin –que debutan sus personajes– y Luca Salsi y Tatiana Serjan, «Macbeth» vuelve al Liceu entre el 7 y el 23 de octubre en la versión de 1865, pero con el final original de 1847. La producción de Christof Loy contará con el maestro Giampaolo Bisanti en el podio –que debuta en el Liceu después de su aplaudida «Turandot» en Peralada–, quien afirmó que «Verdi se hace con voces, y aquí tenemos de las mejores del mundo. Verdi realiza un viaje estilístico muy largo y creo que “Macbeth” marca el comienzo del cambio hacia la modernidad, hacia la nueva era verdiana, especialmente en cuanto a su tratamiento de las voces».

Considerada una ópera muy difícil especialmente para la pareja protagonista, Tatiana Serjan apuntó que intentan conseguir unas voces «malignas con el fraseo y las palabras». Martina Serafin afirmó por su parte que, «más que una voz fea, se busca un sonido áspero, maligno, para subrayar la personalidad del personaje». Para Tézier, Macbeth y la despiadada Lady Macbeth encarnan «una pareja ambiciosa y violenta. Son la encarnación de la locura, de una enfermedad psicológica que es como un veneno y que los lleva a la muerte».

En la música esto se ve reflejado «en un trabajo increíble en los colores de la orquesta y de las voces. Verdi da a cada palabra un color. Creo que ideó el personaje como si fuera un psicótico que cambia de humor cada dos compases. Es muy difícil de interpretar, ya que exige entrega pero también una vocalidad belcantista. Su fraseo es muy cambiante».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios