Cataluña - Barcelona

Colau reclama la licencia de obras a la Sagrada Familia

El templo, que empezó a realizarse en 1882, no ha contado nunca con el permiso de construcción

Una maqueta de la Sagrada Familia acabadafrente al templo
Una maqueta de la Sagrada Familia acabadafrente al templo - INÉS BAUCELLS

El Ayuntamiento de Barcelona quiere controlar mejor las obras de la Sagrada Familia. El templo, en construcción dede marzo de 1882, no ha contado nunca con la licencia de obras, ni sus promotores la han tenido que pagar, y el gobierno municipal de Ada Colau pretende corregir esta situación para que los trabajos que faltan del templo, que si todo va bien tienen que acabar en 2026, requieran los mismos permisos que cualquier otra obra de la ciudad, según avanzó ayer «El Periódico». Hasta ahora ningún otro alcalde lo había reclamado.

Así, la intención municipal pasa por reunirse próximamente con los responsables del Patronato de la Sagrada Familia «para buscar conjuntamente una solución a la falta de licencia constructiva del templo, teniendo en cuenta en todo momento que esta obra tiene que comportar con las mismas condiciones que el resto de procedimientos y actuaciones que se llevan a cabo en la ciudad», según cuentan fuentes municipales a ABC.

En esta línea, el consistorio no quiere detallar si obligará a los responsables del templo a pagar la licencia, ni qué cantidad, para los diez años de obras que quedan, aunque parece obvio que si la intención es equiparar el permiso de las obras del templo de Antoni Gaudí al de cualquier otra actuación debería de incluir un precio por la licencia.

«La voluntad es hacer esta primera reunión para encontrar una solución pactada a la situación», reiteran desde el consistorio, que recuerdan que hace más de 100 años que el templo se alza sin los permisos correspondientes y que ahora, «sin ninguna prisa y sin poner en duda la continuidad de las obras, merece la pena abordar».

«Escrupulosos con Gaudí»

La cuestión sobre la licencia llega justo poco después de que el concejal municipal de Arquitectura, Daniel Mòdol, criticara la evolución de la Sagrada Familia y la tachara de «farsa», «pseodoobra de Gaudí» o «mona de Pascua».

En esta línea, la Junta Constructora de la Basílica emitió ayer un comunicado para zanjar la polémica abierta por Mòdol y reiteró que su «objetivo prioritario» es la construcción del templo «de acuerdo con el proyecto que diseñó Antoni Gaudí» y que, por este motivo, siguen «de manera escrupulosa las directrices que Gaudí dejó escritas, dibujadas o en modelos».

Alas críticas del concejal barcelonés, la Junta Constructora replicó que «las soluciones técnicas han evolucionado tanto en el área constructiva como en la arquitectónica y esta evolución permite ahora nuevas vías de solución a los diferentes retos planteados» por Gaudí.

Por otro lado, los responsables descartaron que el templo supere su aforo permitido y reconocieron que los vecinos son los que sufren más las molestias del turismo que acude al templo y que «trabajamos y seguiremos trabajando para tratar de paliar las incidencias y generar así unas buenas condiciones de convivencia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios