Un colaborador de TV3 escribe que quiere cortarle la papada a Zoido con «un cúter»

«Quiero estacarle la cabeza con tornillos y cordeles para que no se mueva ni un milímetro», señala en una columna de opinión

Actualizado:

Un colaborador del programa 'Estpà passant' de TV3, Jair Domínguez, ha asegurado en un artículo en la revista semanal Esguard que quiere comerse «la papada» del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

En un artículo de opinión salvaje, titulado «Quiero comerme la papada de Zoido», el periodista y escritor señala que quiere coger al ministro «y atarlo, tumbarlo sobre una tabla de neurocirujano y estacarle la cabeza con tornillos y cordeles para que no se mueva ni un milímetro».

«Lo siguiente es coger un cúter -nada de bisturí- y cortarle la papada en redondo», relata. «Tengo que ir con cuidado para no profundizar demasiado y seccionarle una arteria importante: sólo me interesa su papada, todo aquella grasa palpitante y jugosa, tierna metáfora de una época que aún palpita».

El colaborador del programa esgrime que «previamente, habré sedado al ministro» porque «no soy un criminal ni un loco sin escrúpulos». «Lo único que me interesa es su papada, no su vida ni su alma inmortal».

Al final del texto, explica que la cocinará y la servirá «en un plato de porcelana blanca. Disfrutaré de este manjar como si fuera un guerrero korowai absorbiendo la fuerza del enemigo».

«Entre mordisco y mordisco, rezaré para que el tiempo se detenga, para que la comunión entre pueblos me acompañe en ese momento. Tal vez me servirá para entender qué quieren decir aquellos que aseguran que catalanes y españoles somos el mismo pueblo, la misma gente, la misma cosa», concluye.

Jair Domínguez ya generó polémica en 2012 cuando en un programa también de TVE3 disparó contra unas dianas que representaban al Rey Juan Carlos. El jueguecito le costó el puesto a la directora del programa.

Reacción del Gobierno

El Ministerio del Interior ha evitado por su parte polemizar con este asunto y el portavoz del ministerio se ha limitado a decir a los medios: «No ofende quien quiere sino quien puede»

Méndez de Vigo se ha referido también a esta polémica y a la noticia sobre la aparición de unos monigotes con símbolos del PP, PSOE y Ciudadanos colgando de un puente de la autovía C-17 entre las localidades de Vic y Tona, en la provincia de Barcelona. Según Méndez de Vigo, son «una prueba más de la ruptura de la convivencia en Cataluña». El ministro ha censurado estos comportamientos «antidemocráticos» y ha puesto en valor la vuelta a la «normalidad» en Cataluña tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y el cese del Govern de Carles Puigdemont.